Ser relevantes ante la saturación informativa

Cuando se inventó el término infoxicación, el experto en redes Alfons Cornella, para referirse a la intoxicación informacional y de contenidos al que estamos sometidos, Google no existía. Esto nos puede hacer ver cómo han cambiado las cosas desde entonces. Y la situación resulta hoy peor de lo que podíamos imaginar. Y esta sobrecarga informativa aumenta año tras año.

La información contenida en Internet es inabarcable, con lo que tenemos que seleccionar

Según Sharenator, tardaríamos 14 años y 8 meses en leer la Wikipedia completa en inglés. «Tenemos más desinformaciones que nunca, ¡y gratis!», aseguraba recientemente el economista Max Otte. Contaba que hoy día tenemos más canales de televisión que nunca, más blogs, más fuentes de información, pero que estamos peor informados que hace 30 años. Algo está pasando.

Las cifras hablan por sí solas: cada día se suben 3 millones de fotos en Flickr, se publican 50 millones de tuits y 900.000 posts, según datos de Good.is e IBM . Si desea una representación más gráfica, sólo hay que visitar el contador de Gary Hayes. Advertencia: puede resultar un poco estresante.

Cada año de vida equivale a 7 años en Internet, según comentan los expertos de las redes. Pero el problema es que el tiempo no se desdobla, ni a la Red ni fuera de ella. Tenemos el mismo tiempo que hace 30 años (el día tiene 24 horas), pero muchísima más información al alcance. Lo difícil no es acceder a la información, es ser capaz de procesarla, de digerir-la, de interiorizarla.

Según un estudio de la Universidad de Berkeley, California, entre 1970 y 2000 se ha producido el equivalente a toda la información que los seres humanos habían producido desde los tiempos de la prehistoria. Entre 2000 y 2003, la cantidad de contenidos publicados equivale a los treinta años anteriores. Y en el futuro este volumen crecerá de forma exponencial: el 2020 será 50 veces más que la del 2003. ¿Como poner orden dentro de este alboroto? ¿Cómo separar lo que vale la pena del ruido? ¿Cómo conseguir destacar en medio de tanta información?

Vivimos, sin duda, en una economía de la abundancia, como explica Jeff Jarvis en «Y Google, ¿cómo lo haría?». Y en este contexto, lo realmente complicado es captar la atención de los usuarios, los lectores, de los consumidores. Cómo diferenciar nuestros contenidos de los de la competencia? Ofreciendo calidad y contenidos relevantes, pero no hay ninguna fórmula mágica para lograr esto. En esta economía de la atención, el secreto es sólo uno: trabajo y más trabajo. Hay que esforzarse por conocer los gustos de nuestros clientes, para saber qué les interesa, para crear contenidos de calidad que les atraigan.

En siguientes entradas os explicaremos unos cuantos consejos para superar esta infoxificación que todos sufrimos en Internet.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...