La mejor forma de encontrar y gestionar los nuevos talentos

Según un ultimo estudio realizado por Lab Marketyou, informó de todas las nuevas tendencias que disponen los nuevos talentos que entran a formar parte de las plantillas de las empresas. El perfil profesional de la mayoría de estos usuarios esta formado por unos ideales muy claros, los cuales se basan más en el bienestar que no en satisfacer un nivel económico.


Prestar atención a los valores y actitudes es un ejercicio que todas las empresas deben realizar

Hace poco menos de un mes Lab Marketyou publicó una gráfica  a cual no dejó indiferentes a más de uno, en el momento en que decidieron realizar un análisis totalmente detallado sobre el reto que supone para varias compañías todos esos nuevos profesionales que se están incorporando al mercado laboral en nuestro día a día y que quedan completamente englobados en lo que popularmente se conoce como Generación Y, es decir, los jóvenes entre las edades de 20 y 30 años.

El dato que llamó más la atención y el cual está teniendo más polémicas, es el relacionado con las tendencias que están surgiendo actualmente, o resurgiendo, como vienen a ser los happyshifters, aquellos quienes se han cuestionado lo que hacen en su trabajo, el modo que utilizan y sus respectivas condiciones, planteándose si realmente es el ámbito laboral que les llena laboralmente y si no es así, reprender sus autenticas ideas de futuro y actuar con el propósito de lograr encontrar la autentica felicidad.

También los downshifters, los cuales algunos yuppies de los años ochenta se dieron cuenta de que el éxito profesional y el dinero no lo era todo y proponían un cambio en sus ideales.

Según informa la lectura de Lab Marketyou, algo muy parecido ocurre con estos jóvenes, su perfil profesional se encuentra bastante caracterizado en el “haber” por su capacidad para especializarse, la capacidad para colaborar y adaptarse con facilidad en todos los posibles cambios que pueda haber. En cambio en el “debe” aparecen ciertas dificultades a la hora de gestionar el estrés.

Este proceso de baja orientación al logro esta causando que el principal factor para ellos no sea el componenente racional de la retribución, y en cambio, se valore más el salario emocional, como es el de tener un buen ambiente de trabajo y actúa como factor decisivo en el momento de evaluar la continuidad en un trabajo o plantearse la posibilidad de realizar un cambio o un traslado.

La tarea más importante que deben realizar todas las pequeñas y grandes empresas viene ser el prestar atención a los valores y actitudes de los más jóvenes,  y un buen comienzo para realizarlo es empezar a tener muy claro que las condiciones de trabajo no son dadas, si no negociadas, y en este sentido más de un 60% de las empresas queda bastante por llevar a cabo.

Foto: Zemos 98

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...