Comienza el registro de dominios de máximo nivel

Todo está a punto para que el próximo 12 de enero comience el registro de dominios de máximo nivel en la ICANN, la autoridad mundial en esta materia. Estamos ante la mayor revolución por lo que respecta a esta cuestión desde que existe Internet y podría suponer muchos cambios de cara al futuro. Pero vayamos por pasos, que en este tema hay mucha tela que cortar. Empezando por explicar en qué consiste exactamente este nueva opción de registro de dominios. Por usar un símil sencillo, si hasta ahora Internet era un estado central regido y arbitrado a placer por la ICANN, a partir de ahora pasará a convertirse en un estado federal donde la alta institución mantendrá su potestad arbitral pero cederá la jurisdicción y el gobierno de los distintos ‘dominios federales’ a sus legítimos propietarios.

icannlogo

La ICANN es el organismo internacional que opera todos los dominios de la red.

Además, se podrá registrar casi cualquier nuevo dominio que podamos imaginar y su propietario final será quien decida las reglas bajo las que éste opera, que afectarán a todo aquel que pretenda acogerse a su dominio. Por ejemplo, imaginemos que somos Google y registramos el dominio .google. Pues bien, en este caso Google como empresa tendría la potestad de administrar la accesibilidad al mismo de sus clientes, marcar las pautas a seguir a  cualquiera que pretendiera registrar cualquier página bajo el .google, y con todo ello tener pleno control sobre su marca.

A pesar de que esta nueva política de dominios ya ha recibido numerosas críticas por parte de diversos sectores, cuando fue introducida con la creación del dominio .xxx para las páginas de contenido pornográfico o sexual, desde la ICANN consideran que los beneficios superan cualquier eventual problema. Según manifestó dicha institución, con este nuevo sistema «usted será el responsable de una crítica y muy visible pieza de la infraestructura de Internet. De la misma manera que Verisign es responsable de todos los dominios registrados bajo el .com, usted lo será de los registrados con su nombre». Sin duda esta nueva modalidad conlleva una responsabilidad evidente.

La realización de la nueva política no será fácil ni económica. Son numerosos los problemas que plantea, como el del conflicto entre legitimidades. Por ejemplo, Sony no tendría ningún tipo de impedimento para registrar su marca como dominio de máximo nivel, pero en cambio Orange sí, puesto que este término hace referencia tanto a una ciudad holandesa como a la propia marca, y a la vez constituye un genérico al que podría optar un distribuidor de naranjas. En principio tendrían prioridad en este sentido las ciudades. En el caso de que dos o más ciudades tuvieran el mismo nombre tendría preferencia aquella que fuera capital de Estado, y si tuvieran el mismo nivel jerárquico deberían llegar a un acuerdo. Para resolver este tipo de inconvenientes, la ICANN se ha marcado un período de un año, de manera que no veríamos este tipo de dominios hasta el 2013. También se introducirá la posibilidad de registrar dominios en caracteres no latinos.

El registro de este tipo de dominios es caro. Cursar la petición de inscripción costará 144.000 euros y supondrá desembolsar otros 19.000 en concepto de mantenimiento. De hecho, algunas de las críticas tildan al nuevo sistema de ‘medida recaudatoria’ y otros temen que la gran fragmentación que supondrá pueda permitir a gobiernos censores bloquear algunos de ellos con gran facilidad como el .tibet, por ejemplo, o que fomente más aún el fenómeno de la ‘ciberocupación’ (registrar dominios para luego venderlos). Sea como fuere, la decisión parece que no reviste marcha atrás y no queda más que esperar para ver como se resuelve todo.

Fuente| El País

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...