Estrategias de las redes que entran en mercado bursátil

En una entrada anterior presentábamos el panorama de las redes sociales que están entrando con fuerza en la bolsa. Un paisaje bastante positivo para las empresas interesadas, pero que plantea retos para todos.

Las empresas nacidas al cobijo de lo 2.0 siguen sus estrategias para brillar en la bolsa

El dilema para los inversores (creemos) sigue siendo el mismo que el de hace 10 años: cómo calcular el valor de estas empresas para, posteriormente, decidir si se invierte?. Probamos de hacer una aproximación. Respecto al caso de Groupon, por ejemplo, sabemos que en el primer trimestre ingresaron $ 645 millones, casi lo mismo que todo el año pasado (por lo tanto el crecimiento del negocio es elevado sin duda) pero en cambio todavía pierden $ 146M (si lo anualizado es un nivel similar al del año pasado). Dado que no disponemos de proyecciones de EBITDA para realizar la valoración y la actual es negativo, intentamos hacer una aproximación con la ratio valor empresa / ventas (EV / SALAS).

Parece que Groupon está buscando una valoración de $ 20.000 millones, lo que daría una ratio (anualizado las ventas del primer trimestre) de 8x. El mismo ejercicio para Linkedin (ingresó $ 101 millones en el primer trimestre) nos da una ratio de 11x. Estas cifras las podemos comparar con la de Google (caso de éxito del sector) que salió en 2004 con un multiplicador de 7,2 x: se valoró en $ 23.000 millones y las ventas en 2004 fueron de $ 3.200 millones. Según esta primera aproximación parece pues que los precios a los que se están haciendo las salidas recientes son similares a los de Google en su momento. Una variable a tener en cuenta pero es que Google en 2004 ya tenía beneficios y EBITDA positivo. De hecho, el margen EBITDA/ventas era del 30% (actualmente es superior al 50%). La transformación de ventas en beneficios es evidentemente uno de los puntos clave de esta industria (el más complicado). Como inversores pediríamos pues de entrada (y tomando como referencia Google) un descuento a las compañías que salen a bolsa con un capacidad de generar EBITDA aún por demostrar.

El atractivo de estas empresas es innegable (el 70% de las familias en Europa tienen acceso a Internet y el 80% de los jóvenes utilizan las redes sociales según Eurostat) y a diferencia de en el año 2000 ahora la sociedad está mucho más preparada (tanto respecto al acceso a Internet como la reticencia a utilizarla para consumir). Por otra parte, sin embargo, la información de la que a menudo dispone el inversor es muy limitada, lo que agrava el acto de fe que a menudo se realiza cuando se invierte, en general, en una empresa de alto crecimiento (y poco track record). También se debe considerar que el proceso de colocación de estas empresas no es suficientemente transparente, tal y como indica John Gapper del FT en el artículo «A better way to run Internet Iposa». En conclusión, pues, creemos que se debe continuar aplicando la máxima de no invertir a menos que hayamos podido calcular el valor del activo y nos sentimos cómodos, concediendo si se quiere un margen por tratarse de startups pero sin entrar en la espiral de pagar cualquier precio por una buena idea.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...