Entender cómo afecta Internet a nuestra profesión (I de II)

Con frecuencia olvidamos hasta qué punto Internet nos afecta de forma absolutamente transversal: nuestras vidas pero también nuestros trabajos, y por supuesto, oficios que encuentran en Internet no tan sólo nuevas herramientas digitales con las que hacer más fácil y mejor su trabajo, sino también todo un nuevo escenario del que deben aprender y con el que se abren infinidad de nuevas y excitantes oportunidades y retos.

Internet ha cambiado mucho más que nuestras vidas

El profesor John Naughton publicó el Observer hace varios meses un muy interesante artículo sobre la complejidad de todos estos procesos que a menudo nos superan: «The internet: Everything you ever need to know«.

Como nos ha parecido interesante todo lo que en ello se expone, queremos recuperar aquí algunas de estas geniales ideas sobre el impacto de Internet y la complejidad de los procesos que estamos viviendo. Ser conscientes puede ayudarnos a tomar decisiones más ajustadas a una realidad que debemos admitir que nos supera.

1. Hay que mirar con perspectiva
Ser dentro de una revolución no ayuda a ver el final ni a pronosticar sus efectos. Históricamente se ha dado una tendencia a menospreciar los efectos de una revolución. Si pensamos que significó el primer medio online y el aspecto que ahora tienen los periódicos, debemos admitir nuestra pequeñez mental para imaginar cómo serán dentro de 10.

2. Internet no es sólo el Web
Las páginas web son sólo una de las aplicaciones que tiene Internet. Además de las páginas web encontramos cosas como el intercambio de archivos P2P, las conversaciones del Skype o el ya clásico correo electrónico.

3. La disrupción es una característica, no un error
Y la disrupción que caracteriza Internet y que tantos quebraderos de cabeza ha llevado a los medios de comunicación, es inherente a la tecnología y difícilmente controlable. No nos gustan los cambios (especialmente si ponen en juego nuestros modelos de negocio intocables durante siglos), pero el cambio es inherente a la tecnología. El artículo recuerda que la disrupción es su ADN, los ingenieros que la diseñaron, la quisieron hacer así como protección contra intentos de control sobre la red.

4. Hay que pensar en un «ecosistema», no en una economía
Si la economía estudia la escasez de recursos, Internet representa un ecosistema de seres que se relacionan en la Red, creando una biodiversidad tan rica como abundante.

Seguiremos el repaso en un siguiente post que tratará las últimas ideas sobre el impacto de Internet profesionalmente.

Foto: Markomni

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...