‘Vivir es fácil con los ojos cerrados’ y la ausencia de Wert, las grandes protagonistas de los Goya

‘Vivir es fácil con los ojos cerrados’, la película del cineasta español David Trueba, fue la gran protagonista de la gala de los premios Goya. Galardonada con seis de las estatuillas más importantes, entre las que destacan el Goya al mejor director y guión original para Trueba y el premio al mejor actor protagonista que consiguió Javier Camara, se impuso en una gala que estuvo marcada por la ausencia del ministro Wert.

‘Vivir es fácil con los ojos cerrados’, dirigida por David Trueba, fue la clara vencedora de la 28 edición de la gala de los Goya, que se celebró anoche en el centro de Congresos Príncipe Felipe del hotel Auditorium de Madrid. El filme, que gira entorno a la vida de un maestro de inglés que en los años sesenta decide embarcarse en la trepidante aventura de viajar a Almería para conocer a John Lennon, se alzó con seis de las estatuillas más importantes, entre ellas la de mejor película, mejor director y guión original, mejor actor para Javier Cámara y mejor actriz revelación para la joven Natalia de Molina. La ausencia del ministro Wert, la situación de crisis del cine o el proyecto de ley del aborto de Gallardón fueron también grandes protagonistas de una noche en la que los máximos exponentes del cine español fueron críticos con medidas, como la subida del IVA, que castigan sin piedad a la industria del cine.

Otras de las grandes protagonistas de la noche fueron ‘Las brujas de Zugarramurdi’, de Álex de la Iglesia, que consiguió ocho de los diez goyas a los que estaba nominada y que destacó sobre todo en las categorías técnicas; así como ‘La herida’ y ‘La gran familia española’ que se alzaron ganadoras de dos estatuillas cada una. Pero sin duda, una de las grandes estrellas de la noche fue, por su ausencia, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert. «El que no haya venido quizá tiene que resolver algunos problemas propios antes de trasladarlos a toda una profesión que vota a todos los partidos y disfruta con este trabajo», decía David Trueba cuando subió al escenario a recoger el premio al mejor director por ‘Vivir es fácil con los ojos cerrados’.

Por su parte, Javier Bardem calificó a Wert como  «ministro de anti-cultura» y tachó su ausencia de «acto de chulería» insistiendo en que en otros países sería inaceptable que un ministro tenga tal actitud de desfachatez hacia la industria que representa. Otros como Mariano Barroso, vencedor del goya al mejor guión adaptado por ‘Todas las mujeres’, fueron más valientes y se atrevieron incluso a pedir su dimisión. Las emotivas palabras del presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho, que recordó que cada vez más «hacer cine en España es un acto heroico», pusieron el broche de oro a una gala en la que sus protagonistas se mostraron orgullosos del cine español pese a las grandes dificultades que el sector atraviesa.

Vía: El País

Video: Youtube

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...