Un nuevo cargador de baterías para regiones subdesarrolladas

Cuando uno se encuentra en zonas rurales en países sub-desarrollados no es fácil intentar recargar un dispositivo a baterías. Sencillamente es escasa la posibilidad de contar con energía de red. Para este tipo de problemas, una firma norteamericana ha desarrollado un acumulador altamente resistente y que puede a su vez cargarse de múltiples formas.

Para 500 millones de usuarios de teléfonos móviles en las comunidades pobres de todo el mundo, no es tarea fácil lograr cargar periódicamente sus aparatos, según datos de la GSMA, la asociación internacional de operadores de telefonía móvil. Por ejemplo en las zonas rurales de Africa no es raro encontrar que la gente carga sus teléfonos celulares con una batería de automóvil. Es más, muchos emprendedores desmantelan el encendedor del auto lo adosan a una batería usada de auto y prestan el servicio de carga por  18 €.

Viendo este problema, Michael Lin, un diseñador de productos norteamericano, fundador de Fenix International, vió tambien una buena oportunidad de ayudar y hacer negocios. Por cierto el uso de baterías de automóvil es muy peligroso. Se puede derramar ácido y producirse terribles quemaduras. Además del alto costo, al agotarse periódicamente van perdiendo su capacidad para mantener la carga y acarrearlas para la recarga puede ser un verdadero calvario pues muchas veces trasladarse hasta una conexión de red o un generador eléctrico puede implicar una caminata de varios kilómetros.

Lin diseñó una batería de plomo-ácido para estas zonas rurales. La gran diferencia es que su batería no es una adaptación de las de automóvil, está especialmente diseña con una sólida construcción que hace muy difícil que tenga pérdidas de ácido. Las pruebas de laboratorio han ejecutado miles de ciclos de carga, la han rociado con agua salada, las han arrojado sobre diferentes superficies y hasta la han sometido a luz ultra-violeta para chequear su integridad.

La ReadySet imita la protección de batería que usualmente viene en los dispositivos como teléfonos móviles, notebooks y reproductores de mp3. Ellos se apagan antes de agotar totalmente la carga, a diferencia de las baterías de automóvil que solo están diseñadas para mantener una carga constante. Esto extiende la vida útil de ReadySet de dos a tres años de uso regular.

Otro dato importante a tener en cuenta es que la ReadySet puede cargarse utilizando un adaptador  de red convencional, un panel solar provisto o un pequeño generador que se adosa a cualquier bicicleta. Solo hacen falta unos 10 minutos de pedaleo para proveer a ReadySet una carga suficiente para un teléfono celular. Además están desarrollando un generador eólico y uno hidráulico, con lo cual la gama de posibilidades de carga es muy amplia.

ReadySet cuenta con puertos USB y conexión de encendedor. Su sólo nombre da idea de que es un aparato amigable con el usuario. Sale funcionando sin necesidad de modificar cargadores o baterías usadas. El hecho de que sea similar a lo que se venía usando hasta ahora para este propósito  ha hecho fácil que se vaya adaptando sin problemas. Precisamente uno de los lemas de Fenix International al desarrollar el producto fue «inspirémonos en la cultura existente  para desarrollar esta solución».

Fuente: Popular Mechanics

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...