Tres muertos en el incendio del Empordà

Los incendios que azotan el Empordà, en Girona, siguen activos. De momento se han cobrado 3 vidas, y han ardido 13.000 hectáreas. Se han vuelto a abrir carreteras como la AP-7 o la N-II, pero algunos pueblos siguen confinados y sin electricidad.

El fuego que desde ayer quema la zona de l’Empordà, en la provincia de Girona, se ha cobrado tres vidas y ya ha quemado 13.000 hectáreas, según ha confirmado del Conseller d’Interior de la Generalitat, Felip Puig. Además, más de 20 personas han resultado heridas. Dos de las víctimas mortales son un hombre francés y su hija, que saltaron desde al mar desde un acantilado al verse atrapados por el incendio en Portbou y murieron ahogados. Este incendio de Portbou fue controlado anoche, y en las tres horas que duró quemó 50 hectáreas.

Peor están las cosas en La Jonquera, donde el fuego sigue quemando y para hoy se espera un cambio de viento que puede dificultar aún más las cosas. Desde primera hora de la mañana, los medios aéreos se han sumado a los efectivos terrestres de los bomberos en las labores de extinción. A los medios de la Generalitat de Catalunya y del Ministerio de Medio Ambiente, también se han unido cinco aviones franceses.

El fuego provocó ayer retenciones kilométricas en la AP-7, que se cortó al tráfico, aunque esta mañana se ha vuelto a abrir en ambos sentidos. También se ha restablecido la circulación en la N-II, pero 6 carreteras siguen cerradas, y los camiones tienen prohibida la circulación en la N-260. Ayer se levantaron las barreras del Túnel del Cadí, la única ruta que quedaba para circular hacia Francia. También esta mañana se ha restablecido la línea de cercanías R-11, que une Barcelona con Figueres y Portbou, aunque el servicio de trenes internacionales, como el AVE hacia Francia, continúa suspendido. Los habitantes de 17 municipios siguen confinados en sus casas, y el fuego ha afectado el suministro de luz y los repetidores de telefonía, lo que dificulta las comunicaciones.

Tras los de Valencia y Tenerife, este es el tercer gran incendio del verano. Según el President de la Generalitat, Artur Mas, los fuegos los han provocado «imprudencias manifiestas«, como puede ser el lanzamiento de una colilla a los márgenes de la carretera. Josep Lluís Sales, alcalde de Portbou, también se ha inclinado por esta posibilidad, aunque ni los bomberos ni la Conselleria d’Interior lo han confirmado. Algunos de los afectados por el incendio lo achacan a un coche averiado cerca de una gasolinera, que ha podido recalentarse.

Fuente: La Vanguardia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...