Standard and Poors vuelve a poner a Europa en el punto de mira

Standard and Poors azota de nuevo a Europa con rebajas en su rating. La medida excluye de momento a las economías periféricas como España, que cosigue rebajar sustancialmente su prima de riesgo.

De nada sirve que Merkel y Sarkozy se reúnan para aplacar la vorágine de los mercados y prepara lo que todos los medios han bautizado como la ‘refundación de Europa’. De nada que el Banco Central Europeo se decida por seguir comprando deuda en el mercado secundario, de nada que Italia emprenda, lágrimas de ministra de por medio, una de las más duras reformas de pensiones destinadas a mitigar el gasto público. Para Standard & Poors nada de eso es suficiente. La agencia de calificación pública ha colocado en lo que llama ‘vigilancia negativa’ las calificaciones de deuda de casi la totalidad de los países de la zona euro, incluidos Francia y Alemania.

El endurecimiento de las condiciones de crédito, el incremento de las primas de riesgo, las discrepancias entre los gobernantes europeos sobre la medida para abordar la crisis y la falta de mecanismos de convergencia económica y fiscal pesan como una losa a la hora de hacer buenas predicciones según los criterios de Standard and Poor’s, que vaticina que la actividad económica decrezca el año que viene en España, Portugal y Grecia, y augura en un 40 por ciento la probabilidad de que lo haga en el resto de la eurozona.

Bolsa Euronext de París

La prima de riesgo ha dado un respiro a España, donde la cifra ha confirmado las tendencias bajistas de las últimas semanas, situándose por debajo de los 290 puntos básicos, pero se ha disparado en Francia, donde el diferencial roza los 100 puntos. La agencia podría recortar en dos escalones el rating del país galo, y amenaza con quitar la triple A incluso a Alemania.

En medio de las continuas especulaciones sobre el establecimiento de un nuevo Tratado europeo, Francia ha sido expulsada de los países ‘más solventes’ según los criterios de Standard & Poor’s, una decisión que ha caído como una losa sobre el país galo, inmerso de lleno en los procesos de recuperación económica que deben servir de base para el nuevo escenario europeo. Al haber rebajado su rating en dos escalones devuelve su riesgo país por encima de los 100 puntos básicos, debido al aumento en el interés de sus bonos a diez años hasta el 3,26%. Este porcentaje se mantiene en niveles «perfectamente sostenibles», según han apuntado con posterioridad desde S&P.

Sin embargo, las continuas amenazas sobre la rebaja de deuda en la eurozona ha afectado en menos medida a las economías periféricas, entre ellas España, que consigue recortar las pérdidas iniciales rebajando su rating a menos de 290 puntos básicos, o un descenso de 150 puntos en apenas una semana. ¿Será un ‘regalo envenenado’ a la espera de los futuros e inevitables recortes que se espera que el nuevo Ejecutivo emprenda de un momento a otro?

Foto: Mbzt, en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...