‘Solo para tus ojos’, el thriller literario de Tim Kring

Los norteamericanos disfrutan de lo lindo con las teorías conspirativas. Si en algo son maestros, es en eso de rebuscar entre lo más recóndito de su imaginario histórico para generar ficciones con grandes dosis de componente paranoico. Y si hay alguien a quien se le pueda echar la culpa de esta tendencia, ese es John F. Kennedy… o más bien sus asesinos. Así lo entiende el guionista y creador de la laureada serie Héroes, Tim Kring, que acaba de publicar la que es su primera novela de una saga que apunta maneras de trilogía y que está escrita junto a Dana Peck. Se trata de un libro de ritmo trepidante y estructura próxima al serial de televisión (como no podría ser menos tratándose de Kring) que en español se publica bajo el título de Solo para tus ojos. El título en inglés, Shift (‘cambio’), parece recoger mucho mejor el leit-motiv del relato.

Portada del libro

Tim Kring habla precisamente de cambios: de aquellos que se produjeron en el seno de la sociedad norteamericana a raíz del asesinato de Kennedy, y de los cambios en la percepción y en la conciencia que rodean el consumo de LSD. Y es que, en este caso, la conspiración va acompañada de esta sustancia actualmente ilegal pero comúnmente consumida por estrellas de Hollywood y políticos, entre los que podría encontrarse el propio Kennedy, según el autor. De hecho, el LSD llegó a ser utilizado por parte de la CIA para experimentos destinados al control mental. Así, componentes de la historia contemporánea de los Estados Unidos se entremezclan con antiguas leyendas y algunas píldoras de la mejor ficción conspirativa.

¿Fue el LSD quién mató a Kennedy?

Saltos espacio-temporales, ritmo de telefilm, encuentros y desencuentros, personajes históricos, persecuciones y tensión in-crescendo. Esto es lo que encontrará el lector para aderezar una nueva relectura de uno de los hechos más traumáticos acaecidos en la sociedad estadounidense: el asesinato de su presidente. Un hecho que puso de relieve conspiraciones políticas desconocidas hasta la fecha; que supuso la pérdida de la inocencia y la esperanza para toda una nación; que impuso la certeza de que la población vive en un mundo donde se le oculta información privilegiada.

Todo ello, evidentemente, carne de cañón para la gran máquina reproductora de mitos que es la industria americana. La televisiva, la cinematográfica y, en el caso de Solo para tus ojos, también la literaria.

Si te ha interesado este artículo, te recomendamos:
Dos novelas de Stephen King serán llevadas al cine
Llegan las calles de Baltimore con David Simon

Foto Kennedy en Wikipedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...