Siete iconos femeninos y sus tragedias en «Divas Rebeldes»

El siglo XX queda aún demasiado próximo como para ser capaces de desprendernos de su iconografía. Es por ello que los guiños melancólicos a un pasado que a muchos se les antoja mejor, son constantes y reiterados. Pasa en el cine, cuyos esfuerzos por reconstruir épocas doradas y pretéritas es manifiesto. Pasa en la sociedad, que se resiste a soltar viejos modelos, imágenes y arquetipos. En pleno comienzo de un nuevo milenio, lo más rádicalmente nuevo convive con ensoñaciones (más o menos complacientes) que nos remiten al ayer. Eso es precisamente lo que Cristina Morató ha orquestado en su nueva novela: Divas Rebeldes. Maria Callas, Coco Chanel, Audrey Hepburn, Jackie Kennedy y otras mujeres de leyenda (Plaza&Janés).

Iconos del siglo XX. En la foto, Maria Callas.

¿Quién no recuerda a Eva Perón, Audrey Hepburn, Maria Callas o Jacqueline Kennedy? O mejor aún, ¿quién no recuerda una foto de Eva, Audrey, Maria o Jackie? Mujeres cuyas imágenes han acabado por desvincularse de su persona para pasar a convertirse en iconos. En la imagen de marca de una época, el siglo XX, ya finiquitada pero de la que seguimos alimentándonos con añoranza. Una reivindicación nostálgica del pasado que pretende ir más allá del mito pero que sigue alimentando esa idea de que todo aquello que ocurrió antes, fue mejor. La propia autora declara que las divas de hoy son distintas. «Les falta glamour y misterio» porque las Gagas, Madonnas o Angelinas Jolies de este mundo han crecido al arrullo de los medios de comunicación globales y de las redes sociales.

Portada del libro

En esta línea, podemos decir que Divas Rebeldes es una especie de homenaje al papel couché, medio que fidelizó a sus referentes como si fuesen deidades incorruptibles. No en vano, el origen del libro son una serie de biografías que la autora escribió para la revista ¡Hola! y que ahora ha ampliado para la ocasión. Así, bajo la premisa de hacer más humanas a las divas, Morató nos traslada a sus infancias, no exentas de una amplia gama de tragedias que sacian la curiosidad de los lectores. El viejo dicho aquel de «los ricos también lloran» se expresa aquí en su máximo esplendor: abandonos, precariedad, guerras, complejos, divorcios… De hecho, una de las siete mujeres del libro es Barbara Hutton, la «pobre niña rica» que dilapidó su fortuna matrimonio tras matrimonio.

La otra cara de la moneda, puede que lo más interesante de la propuesta, es la reivindicación que Cristina Morató hace de unas mujeres fuertes y poderosas que intentaron llevar las riendas de su vida en una época en que lo femenino estaba restringido al ámbito doméstico. Profesionales y mujeres públicas, muy en la línea de anteriores publicaciones como Viajeras intrépidas y aventureras (2001), Las Reinas de África (2003) o Las damas de Oriente (2005), en las que la autora rescataba a féminas en la sombra, marginadas por el relato de la Historia oficial.

Foto Maria Callas por Aura983 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...