Se descubre una terapia para frenar el envejecimiento

El Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), junto con investigadores catalanes (Eduardo Ayuso y Fátima Bosch, del Centro de Biotecnología Animal y Terapia Génica de la UAB), ha descubierto un tratamiento que, aplicado tan solo una vez en los genes adultos, alarga la vida media de las personas. Hasta ahora, ya se habían realizado muchos estudios sobre la importancia de los genes para poder alargar los años de vida de muchas especies, incluidos los mamíferos, pero esta investigación es un paso muy importante ya que el tratamiento solo se aplica una única vez y tiene buenos resultados.

Envejecer

Muchas personas desearían no envejecer y ser jóvenes para siempre

Hasta ahora, todas las investigaciones para alargar la edad de vida se habían centrado únicamente en la modificación de los genes de los animales en fase embrionaria. Obviamente, eran las primeras fases que no se podían aplicar todavía a los humanos. Pero la nueva técnica del CNIO se ha aplicado sobre ratones adultos, que tenían entre uno y dos años, y los efectos fueron muy buenos. Los investigadores están muy satisfechos con la investigación, ya que abre el camino a más descubrimientos y a técnicas más eficaces para mejorar la calidad de vida de los humanos.

Los ratones que fueron testados con esta nueva terapia vivieron más tiempo. Los que tenían un año, vivieron un 24% más de media, y los de 2 años un 13%. Pero no solo eso, también se mejoró notablemente su salud, ya que se retrasaron la aparición de enfermedades que se asocian más bien con la edad y el envejecimiento, además de mejorar su coordinación neuromuscular. Además, los ratones no sufrieron cáncer. Los investigadores lo argumentan diciendo que, como la terapia se lleva a cabo cuando ya son adultos, se frena el tiempo para que aparezcan los tumores.

La terapia consiste en inyectar al animal un virus cuyo ADN ha sido modificado. Se le introduce la telomerasa, que es un gen muy importante para el envejecimiento, que repara los cromosomas de las células y así frena los efectos del reloj biológico de las células y del organismo. Los telómeros se encuentran en los cromosomas, siempre los protegen, pero se van desgastando a medida que las células se van dividiendo. Cuando ya no pueden desempeñar su función, la célula deja de dividirse, se envejece y muere. Por lo tanto, si se introduce este gen, se está frenando la acción del tiempo.

Pero normalmente, la telomerasa sólo se encuentra en células madre adultas y en células cancerígenas, por eso a los investigadores les preocupaba crear tumores a los ratones. Como no ha sido así, se ha finalizado con este obstáculo para los tratamientos contra el envejecimiento. A corto plazo, la terapia no se podrá aplicar a los humanos, pero sí podrá servir para crear nuevos tratamientos para enfermedades con telómetros anómalamente cortos, como la fibrosis pulmonar.

Foto: mandoft en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...