Se cumplen 30 años de la muerte de John Lennon

Justo enfrente del edificio Dakota de Nueva York y dentro de Central Park, curiosos y viandantes pueden encontrar un pequeño círculo conmemorativo que recuerda la figura de John Lennon, rodeado de velas, flores y escritos. Es el Strawberry Fields Memorial, lugar de peregrinaje para los fans del músico británico. El porqué de este emplazamiento es evidente:  la madrugada del 8 de diciembre de 1980 Lennon fue asesinado de varios disparos a quemarropa en la puerta de su domicilio, situado a unos cuantos metros. A partir de ese momento, el hombre que había asegurado que Los Beatles eran más famosos que Jesucristo se convertiría él mismo en una especie de mito penitente. El tiempo, para Lennon, se quedaría congelado en una época en la que definitivamente se había desligado de la mítica banda, volcándose en la música experimental, su militancia antimilitarista y en su devoción por Yoko Ono.

Hoy, en el Strawberry Fields Memorial, con motivo del aniversario de la muerte de Lennon / Getty Images

El artífice del asesinato fue un chaval de 25 años llamado Mark David Chapman, cristiano evangélico radical y obsesionado con Los Beatles. Las razones que le llevaron a matar a Lennon son aún hoy una incógnita, como igual de sorprendentes fueron sus palabras al preguntarle: «Él sabía dónde iban los patos en invierno y yo necesitaba saberlo«. Una frase escrita por D.J. Salinger que forma parte de la novela El guardián entre el centeno. Chapman sigue cumpliendo condena perpetua y sigue pidiendo que se revise su libertad condicional. Mientras tanto, John Lennon se ha convertido en una leyenda. Justo lo que el músico nunca quiso ser: «Lo que quieren son héroes muertos, como Sid Vicious o James Dean. Pero a mí no me interesa ser un jodido héroe muerto«.

La mítica portada de Rolling Stone.

Son palabras extraídas de una entrevista que Lennon concedió tres días antes de su muerte al periodista Johnatan Cott y que Rolling Stone pública con motivo del 30 aniversario de la muerte del artista. La revista incluye también un reportaje sobre la que es la mejor portada de la historia para muchos, la instantánea captada por Annie Leibovitz donde John Lennon se abraza a Yoko Ono en posición fetal. Una imagen icónica que evidencia la grandeza y la fragilidad de un referente moderno. Una figura erigida al estatuto de mito que hoy tendría 70 años si siguiese con vida.

Artículos relacionados:
Philip Norman presenta a un John Lennon contradictorio

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...