Ricardo Carvalho, el guardián de Mourinho

Ricardo Carvalho se ha convertido en el hombre de moda del fútbol español tras su recital ofensivo y defensivo en el derbi ante el Atlético de Madrid

El portugués, clave en el Madrid de Mourinho / Foto: Getty Images

Cuando el Real Madrid confeccionó la plantilla que estaría a las órdenes de José Mourinho, los focos de los medios de comunicación se centraban en la savia nueva que iba a llevar los jóvenes Di Maria, Kedhira o Ozhil. Casi de puntillas, sin hacer ruido, y desentonando con la tónica general de las nuevas incorporaciones, estaba Ricardo Carvalho. El central portugués con sus 33 años parecía ser más un capricho del nuevo técnico que una necesidad real de una defensa bien cubierta por muchos hombres.

Incluso para una parte de la prensa que seguía al equipo madridista, temían que fuera un nuevo fiasco como sucedió con la llegada del Balón de Oro 2006, el italiano Fabio Cannavaro, que no cumplió con las expectativas creadas y es protagonista, desgraciado, de una de las mejores jugadas de esa Liga con Ronaldinho haciendo diabluras en el Bernabéu.

Sin embargo, sólo ha necesitado poco más de dos meses de competición para cerrar cualquier debate en torno a su figura y es unánime las excelentes críticas que ha logrado con su actuación en el derbi ante el Atlético de Madrid. Además de marcar el primero tanto del encuentro, con una maniobra más propia de un experto delantero centro, anuló completamente al jugador colchonero más desequilibrante, el argentino Kun Agüero. Estuvo inexpugnable durante el tiempo en el que estuvo en el terreno de juego, ya que tuvo que ser sustituido por Albiol, debido una herida en el ojo tras un choque con Diego Costa.

El binomio José Mourinho- Ricardo Carvalho garantiza títulos para el conjunto que tenga contratados a estos dos portugueses. Su íntima relación profesional se inició con el FC Porto, dónde ganaron una Copa de la UEFA y una Champions League. Del conjunto portugués ambos emigraron al fútbol británico, más concretamente al Chelsea de Román Abramóvich creando una pareja de centrales junto el inglés y capitán John Terry de muchos quilates.

Para continuar con esta relación ganadora ambos llegaron al Real Madrid este verano con el firme propósito de arrebatar al FC Barcelona su dominio en el fútbol español y continental. Del central portugués pronto han comprobado en Concha Espina que se trata de un jugador muy rápido, tanto en carrera como en sus movimientos y que destaca por su excelente anticipación. Además aporta al juego del Real Madrid una salida limpia desde la defensa, algo que en el juego directo y ofensivo de Mourinho es pieza clave.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...