Rechazada la querella por los viajes de Divar

El pleno de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo finalmente ha acordado, con 11 votos a favor y 4 votos en contra, no admitir a trámite la querella interpuesta por la asociación Preeminencia del Derecho contra el presidente del mismo tribunal y del Consejo General del Poder Judical, Carlos Divar, quedando archivadas las actuaciones por no apreciarse ningún delito de estafa, apropiación indebida ni malversación de caudales en los gastos de sus 32 viajes a Marbella y a otros destinos cargados al presupuesto del Consejo General del Poder Judicial.

El pleno se ha decidido entre los quince componentes del Consejo General del Poder Judicial que a excepción de los votos contrarios de los magistrados Perfecto Andrés Ibáñez, Joaquín Giménez y Alberto Jorge Barreiro, todos ellos de la asociación Jueces para la Democracia, y el del conservador José Manuel Maza, se ha decidido archivar el procedimiento de las actuaciones.

En términos políticos este dividido resultado de menos de un tercio del total de los quince magistrados, a favor,  se considera menos perjudicial para Divar. El sector conservador apoyó al supremo excepto por  un solo votante, es decir, casi al completo y por parte de la parte progresista del consejo los votantes fueron los de mayor antigüedad.

Fuentes del Supremo indican que la deliberación se llevó a cabo en términos correctos y ordenados sin tener problema alguno entre los asistentes y que se mostraron muy críticos con la disposición de dinero público por parte de los consejeros del Poder Judicial y con la exactitud en su control de cantidades.

El argumento más extendido entre los defensores de Divar es que esa cuestión no depende de los magistrados del Supremo, ya que su papel es ceñirse al control de legalidad de los actos del presidente y examinar si los hechos reflejados en la querella muestran algún tipo de indicio de delito. Por lo tanto, para ellos, Divar está amparado por las normas que existen sobre los gastos del Consejo del Poder Judicial que no obligan a ser exacto y detallar con quién se tienen atenciones protocolarias. Por lo tanto, las actuaciones de los viajes y dietas de Divar no incurren  y están fuera de cualquier indicio de ser un delito.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...