Quilapayún emociona al Palau de la Música

Quilapayún es un grupo chileno que contó con la colaboración del fallecido Víctor Jara en sus comienzos. El pasado 1 de febrero actuaron en el Palau de la Música en Barcelona con motivo del festival BarnaSants. En él tocaron algunas de las canciones más famosas de la música chilena: ‘El pueblo unido jamás será vencido’ o ‘La muralla’.

Hoy os voy a hablar del concierto que dieron ayer 1 de febrero el mítico grupo chileno de música popular Quilapayún. Presentados como Quilapayún siempre, el concierto formaba parte del cartel del festival musical BarnaSants, que tiene lugar en diversas ciudades barcelonesas desde el 22 de enero hasta el 14 de abril. En él han participado o participarán numerosos artistas, entre los que cabe destacar a Kiko Veneno, que inauguró el certamen en el Teatre Principal de Badalona el pasado día 22 de enero; y a Jorge Drexler, que actuará por partida doble el 11 de febrero en el Teatre Joventut de L’Hopsitalet del Llobregat y el 5 de marzo en el Atrium Viladecans.

Quilapayún se formó en Santiago de Chile en el año 1965 por los hermanos Carrasco (Eduardo y Julio) y por Julio Numhauser. Aunque en sus comienzos fueran un trío, con el tiempo aumentaron en número para convertirse en uno de los grupos más importantes de la música latinoamericana. El concierto que dieron en Barcelona, concretamente en el Palau de la Música, fue emocionante. Fue pensado como un homenaje a dos grandes artistas chilenos, de los que tocaron algunas canciones: Víctor Jara (Plegaria a un labrador, compuesta para Quilapayún, con la que comenzaron la noche) y Violeta Parra (Mira como sonríen).

Víctor Jara fue una parte muy importante de Quilapayún. El músico chileno, brutalmente asesinado en los años 70 por régimen de Pinochet, participó como director artístico en la formación. Desde entonces, son famosas las barbas de sus componentes (“quilapayún” en el idioma mapuche significa “tres barbas”) y los ponchos negros con los que van vestidos. Durante el concierto de ayer recordaron uno de sus discos más representativos del cantautor chileno, La población, publicado en 1972, un año antes de su asesinato.

Ayer las voces de Quilapayún sonaron mejor que nunca y a ellas les acompañó la artista cubana Telva Rojas, que interpretó Duerme negrito de forma sublime. El resto del concierto fue una combinación de temas instrumentales (Ventolera y El canto del cuculí, entre otras) y canciones míticas como La muralla, basada en un texto de Nicolás Guillén, o A la mina voy. Además no faltó el homenaje a lucha obrera en Iquique, con la inclusión de una de las canciones de La cantata popular de Santa María de Iquique. Para terminar, como no, lanzaron un canto de unidad. El pueblo unido jamás será vencido hizo al público levantarse y alzar el puño en alto. Igual que en los tiempos pasados.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...