¿Quién fue… James Tobin?

El economista norteamericano formó parte de la escuela keynesiana, formuló la célebre «tasa Tobin» para gravar las operaciones financieras y en 1981 recibió el Premio Nobel.

tobin

En los últimos años, la Unión Europea (UE) o, al menos, una parte importante de ella, ha puesto sobre el tapete la necesidad de crear un impuesto específico para las transacciones financieras. Dicho tributo serviría por un lado para mejorar la imagen de los grandes inversores y, por otro, para contar con una suerte de fondo de contingencia para situaciones de emergencia relacionadas con los mercados. El gravamen es habitualmente identificado como «tasa Tobin» en honor del economista que lo formuló, James Tobin.

James Tobin Edgerton nació en Champaign (Illinois, Estados Unidos) en 1918. Hijo de un periodista y de una trabajadora social, el joven Tobin se inclinó desde la infancia por la reflexión sobre los principales problemas a que se enfrentaban las personas corrientes. Este principio resultaría capital para entender la evolución posterior de su pensamiento como economista, una carrera que arrancaría con su ingreso en la Universidad de Harvard con una pasmosa solvencia a la hora de superar los exámenes de acceso. Tobin centraría sus estudios en la filosofía keynesiana.

La publicación en 1936 de la célebre Teoría general del empleo, el interés y el dinero de John Maynard Keynes fascinaría al todavía estudiante de Economía, que la tomaría como objeto de análisis de su tesis. Poco a poco, Tobin se convirtió en un miembro más del cada vez más boyante círculo de economistas keynesianos, codeándose con notables autores de esta escuela como Samuelson o Galbraith. Tras servir en la Marina durante la Segunda Guerra Mundial, pasó a formar parte del profesorado de Yale.

Entre 1950 y 1988, Tobin desarrolló una fructífera investigación sobre la naturaleza de las inversiones y la política monetaria y fiscal. Fueron estas reflexiones las que le llevaron a formular en 1971 su archiconocida tasa a las operaciones financieras, curiosamente, no en Yale sino en Princeton. Aunque él mismo relativizó su importancia, la «tasa Tobin» se coló de lleno en el debate político. En 1981, su trabajo fue reconocido con el Premio Nobel de Economía, manteniendo una notable influencia hasta su fallecimiento en 2002.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...