Problemas de aprendizaje en edad pre-escolar

Resulta complicado saber en qué momento tenemos que preocuparnos por la educación de nuestros hijos en edad pre-escolar. Actuar antes de tiempo puede provocar una fuerte injerencia en su desarrollo, mermar su autoestima y bloquear su propia evolución como persona.

Resulta evidente que los padres o tutores de un niño tienen entre sus obligaciones el preocuparse de la educación de su hijo. La pregunta que muchos nos hacemos es ¿cuándo hay que empezar a preocuparse en serio? La experiencia de quienes ya han pasado por las primeras fases de la educación de sus hijos nos puede ayudar, pero cada familia es diferente y lo que puede haber sido necesario en unos casos no tiene por qué serlo en otros.

Los informes de la escuela nos pueden servir para detectar problemas

Evidentemente, las primeras etapas de la formación de un niño son trascendentales para su posterior educación. La base es siempre el puntal de una buena formación. Lo que aprendan de pequeños y los hábitos que adquieran serán el fundamento de lo que después aprenderán. Si un niño en la escuela primaria no consigue asimilar correctamente cómo se realiza una suma o una resta, difícilmente podrá aprender álgebra en etapas escolares posteriores.

Si estamos un poco atentos al desarrollo de nuestros hijos, podemos empezar a detectar algunos problemas en edades muy tempranas. La cuestión es que a esas edades, puede ser que nuestro diagnóstico no sea acertado, sobre todo si establecemos comparaciones con otros niños cercanos. Esto es porque los tiempos de maduración de los niños es variable, unos maduran intelectualmente más rápido o antes que otros y no por esto van a acabar siendo más inteligentes ni los otros van a tener problemas más adelante. La cuestión es: ¿hasta cuándo hay que esperar para intervenir? ¿Cuánto tiempo podemos dejar pasar esperando su maduración? La duda está en si puede que cuando queramos reaccionar sea tarde.

A modo de resumen, estas son algunas de las dificultades que pueden presentar los niños que tienen problemas de aprendizaje en edad pre-escolar. Si nuestros hijos se comportan de esta manera, no quiere decir que tenga problemas, pero si no mejora con el tiempo ni notamos una evolución es aconsejable consultar con pedagogos para que nos orienten:

  • Da la sensación de que tira las cosas, choca con ellas, las rompe o se equivoca fácilmente
  • Le cuesta manejar objetos teniendo en cuenta las tres dimensiones.
  • Le cuesta comprender los conceptos que indican posición en el espacio (dentro, fuera, arriba, abajo, antes, detrás, izquierda, derecha, etc.)
  • Tiene dificultad para entender lo que le dicen, seguir instrucciones, recordar lo que le acaban de decir y se distrae fácilmente
  • Tiene problemas para ubicarse en el calendario y establecer el orden cronológico (no comprende o confunden los conceptos ayer, hoy y mañana)
  • Sus dibujos de figuras humanas son muy pobres en cuanto a detalles
  • Le cuesta cambiar el foco de atención y es desorganizado en las actividades
  • No puede reconocer figuras conocidas si se presentan de manera diferente
  • Le falta coordinación al caminar, aguantar el lápiz, atarse los zapatos o hacer deporte.
  • Se equivoca al seguir el camino a casa o a la escuela

Foto | DNAMichaud en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...