Pemex busca petróleo en Repsol

Pemex busca llegar acuerdos amistosos con la energética española después de romper sus relaciones con Sacyr. La petrolera mexicana persigue hacerse con un 12 por ciento de la compañía.

El culebrón entre Pemex y Repsol tiene todos los puntos para convertirse en el cuento de nunca acabar. Después de las encontradas disputas protagonizadas a lo largo del año 2011, y los encontronazos del entonces ministro de Industria, Miguel Sebastián, con el entonces presidente de Sacyr Vallehermoso, Luis del Rivero, interesado en forzar la compra de la petrolera mexicana.

Sea como fuere, el órgano de dirección de Pemex solicitaba a la empresa que decida ‘el nivel más adecuado de participación’ en Repsol después de hacerse público la ruptura del acuerdo de sindicación de voto con Sacyr. La compañía petrolera mexicana no especificaba cuál era el nivel de participación que deseaba establecer, aunque, tal y como trascendió el pasado 7 de enero, la compañía prevé elevar hasta el 12 por ciento sus participaciones en Repsol con el fin de tener un mayor peso en la toma de decisiones de la compañía petrolera española.

Sede de la petrolera Pemex

Colaboración y control son las dos estrategias en las que parece estar interesado Pemex con el fin de sacar el máximo partido a su desembarco en Repsol. Parece claro que atrás quedan las tácticas de confrontación desatadas por la compañía en su anterior proceso. Ahora Pemex busca estrechar al máximo los lazos con Repsol al tiempo que está interesado en aumentar su peso específico en la compañía.

Tanto es así que la prensa mexicana ha especulado incluso con la posibilidad de que el Consejo de Administración de Pemex analice las posibles acciones legales contra Sacyr por haber roto el pacto accionarial firmado por ambas partes el pasado mes de agosto, cuya firma, según fuentes del sector, se produjo de espaldas a La Caixa, el accionista histórico de la petrolera, hecho que desembocó en la expulsión del entonces presidente de la constructora, Luis del Rivero.
Dicha operación se tradujo en la venta de la mitad de la participación de Sacyr en la petrolera, por exigencias de la banca acreedora de la constructora con el fin de refinanciar la deuda que todavía mantiene por la compra del paquete de la petrolera española. Tras el desacuerdo, Pemex elevó del 5 por ciento al 9,6 por ciento su participación en Repsol, y ahora espera aumentar todavía más dicha cuota, hasta quedarse con el 12 por ciento. La mexicanización de Repsol contra la que avisaba el ex Presidente del Gobierno, Felipe González, consejero de Gas Natural, una de las empresas cotizadas por La Caixa, parece que se consolidará en este nuevo año.

Foto:  Eusebius  en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...