Passos Coelho salva su match ball

PSD y CDS-PP superan sus diferencias y alejan el fantasma del adelanto electoral. El programa de ajuste seguirá con el aumento de la jornada laboral para los funcionarios.

Passos Coelho

Salvo sorpresa mayúscula de última hora, todo hace indicar que Passos Coelho dará definitivamente por zanjada la crisis de Gobierno que hizo tambalear el futuro del Ejecutivo luso. En el día de hoy, el Parlamento de Portugal asistirá a una moción de confianza presentada por el presidente de la República, Cavaco Silva. Dicha votación será superada sin problemas habida cuenta de la mayoría absoluta que supone el pacto entre el PSD y el CDS-PP. De este modo, los 132 diputados conservadores darían su respaldo a Passos Coelho haciendo estéril el rechazo de los 118 diputados de la izquierda. A buen seguro, los mercados agradecerán el feliz desenlace de la crisis política lusa.

La precipitada salida del democristiano Portas del Ejecutivo portugués a principios de julio parecía romper definitivamente el pacto entre las dos grandes fuerzas del centroderecha. Inmediatamente, el Partido Socialista se lanzó a pedir un adelanto electoral en connivencia con la izquierda más radical. Los dirigentes socialistas eran conscientes del fuerte desgaste del PSD y antepusieron sus intereses partidistas a la estabilidad nacional. Los mercados respondieron con un sonora caída de la bolsa portuguesa y un peligroso repunte de la prima de riesgo, contagiando aunque tibiamente al resto de países periféricos. El presidente Cavaco Silva trató de mediar para conseguir un gran Gobierno de coalición entre el PSD y el PS, pero los socialistas no estaban dispuestos a compartir el desgaste del Ejecutivo. Cabe recordar que fue un socialista (José Sócrates) quien pidió el rescate en el año 2011.

Finalmente, se optó por presentar una moción de confianza en la Parlamento a la espera de que los democristianos reconsideraran su postura. De este modo, Passos Coelho volverá a contar con respaldo parlamentario para seguir con sus impopulares planes de ajuste, que incluyen una subida de la jornada laboral de los funcionarios de 35 a 40 horas semanales (como el resto de los mortales). Por lo pronto, la prima de riesgo se ha enfriado hasta los 478 puntos básicos. Las elecciones alemanas quedan por tanto como los próximos comicios generales en Europa.

Fuente: Expansión.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...