Palestina, más cerca de lograr el reconocimiento de la ONU

Palestina podría convertirse esta tarde en un «Estado observador no miembro» de la ONU.

La Asamblea General de Naciones Unidas decidirá hoy el futuro de Palestina. A partir de las tres de la tarde, los países miembros de la ONU se reunirán para debatir y votar la posibilidad de otorgar a Palestina el estatus de Estado observador no miembro, un reconocimiento simbólico que no cambiará su posición política pero que le permitirá participar en los debates de la Asamblea siguiendo el camino de El Vaticano, único  «Estado observador no miembro» hasta ahora. De ser aceptada la propuesta, Palestina podría intentar entrar en el Tribunal Penal Internacional para presentar denuncias contra Israel.

En la situación actual, Palestina es considerada una «entidad» y no un Estado. Muchos países ya han adelantado su intención de voto y se espera que 150 países votes a favor de la declaración de Palestina como Estado observador no miembro. De hecho, 132 países de los 193 de la Asamblea tienen relaciones bilaterales formales con los palestinos. Por lo que respecta a la Unión Europea, el voto queda dividido: España, Francia, Irlanda y Portugal, entre otros, votarán a favor, mientras que países como Alemania y República Checa se decantarán por el «no» y Reino Unido, Italia y seguramente Holanda optarán por la abstención. El resto de países de Europa no miembros de la UE votarán «sí», destacando la figura de Islandia como uno de los impulsores de la propuesta.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha explicado que España votará sí «por coherencia con nuestra historia» y porque considera que es «la solución más adecuada» para aproximarse a la paz. Fuentes diplomáticas también apuntan a que la resolución de España podría obedecer a las ganas de dar un espaldarazo al debilitado liderazgo de Abu Mazen con el que conseguirían ejercer cierta influencia en el proceso político. «Los israelíes nos habrían agradecido una abstención. Pero Israel te da una palmadita en la espalda y ya está. Ni siquiera escucha a Washington. Los palestinos escuchan más…»

La propuesta del líder de la Autoridad Palestina, Abu Mazen, llega tras su intento fallido por convertirse en miembro de pleno derecho de la organización en septiembre del año pasado a través del Consejo de Seguridad. La petición no se llegó a votar y en cualquier caso, Estado Unidos hubiera ejercido su derecho de veto para impedir la entrada de Palestina como miembro de Naciones Unidas. Esta nueva vía para acceder a la Asamblea General fue sugerida por la representante de Política Exterior de la UE, Catherine Ashton, con la intención de contentar a los palestinos con un gesto con pocas consecuencias prácticas, ya que según fuentes diplomáticas el paso tiene un valor «político, pero no jurídico».

Si Palestina es aceptada como nuevo Estado observador no miembro en la Asamblea General, cabe la posibilidad de que intenten entrar en el Tribunal Penal Internacional para denunciar ante La Haya los ataques de Israel, una posibilidad que  países como España y Reino Unido ya han definido como «contraproducente», al tiempo que  piden «prudencia» a los palestinos. Pero lo cierto es que si Palestina decidiera presentar su entrada al Tribunal, a Europa le costaría mucho negarse por ser uno de los principales valedores de la justicia internacional. Ante tanta especulación, el representante palestino ante la ONU, Riyad Mansour, asegura que no va «a correr el segundo día» a La Haya, pero que tampoco quiere «atarse las manos». «Queremos mantener todas las opciones abiertas… No somos tontos», asegura.

Vía / El País

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...