Nueve estados en alerta por la llegada del huracán Sandy a EEUU

La «tormenta perfecta» que sacudió Haiti, Jamaica y Cuba se dirige ahora a EEUU amenazando con vientos de 120 km/h. El Gobierno solicita a los ciudadanos que no salgan de sus casas para evitar desastres aún mayores.

El estado de emergencia ante la llegada del huracán Sandy ya se ha declarado en nueve estados del tercio oriental de Estados Unidos: Nueva York, Maryland, Pensilvania, Virginia, Connecticut, Nueva Jersey, Massachussets, Delaware, Rhode Island, además del Distrito de Columbia. El fenómeno atmosférico se desplaza con vientos huracanado de 120 kilómetros por hora y ya ha comenzado a actuar en Carolina del Norte. El temporal se desplaza hasta Nueva York y Nueva Yersey y se prevé que se extienda a Filadelfia, Washington, Baltimore o Boston.

Andrew Cuomo, gobernador de Nueva York, ordenó ayer la suspensión del transporte público en la ciudad desde las 19 horas como medida preventiva  para alertar de que la gente no salga a la calle con los fuertes vientos que se avecinan. Una de las ciudades con más tráfico de personas al día es ahora una ciudad fantasma. Entre otras medidas para salvaguardar la seguridad de sus habitantes como el cierre de colegios, 375.000 personas han sido evacuadas de sus casas situadas en las zonas bajas de la ciudad cara al Atlántico, la llamada Zona A.

Las zonas más expuestas a las crecidas de Sandy son las cercanas al mar, por ello los barrios residenciales con orden de evacuación inmediata son la zonas costeras de Rockaways y partes de Long Island City en Queens, así como las riveras de Williamsburg y Greenpoint en Brooklyn y otros sectores de playa junto a Manhattan a ambas orillas del río Hudson y del East River y de Staten Island. Las evacuaciones han desplegado las mismas medidas que se tomaron con Irene. La ciudad ha dispuesto 72 refugios con una capacidad de 350.000 personas para aquellos que no puedan trasladarse temporalmente a casas de familiares o amigos.

El alcalde Michael Bloomberg señala que no se descarta que en el día de hoy se pueda originar una de las mayores subidas del nivel del mar de la historia y  recomienda cumplir las medidas indicadas «por su seguridad». El transporte metropolitano que conecta la ciudad de los rascacielos con urbes como Nueva jersey o Connecticut y desplaza a miles de trabajadores diariamente no estará operativo tampoco con el fin de no correr ningún riesgo. El gobernador Cuomo insta a que «la gente se quede en casa» con el fin de evitar daños personales y materiales.» Hay que estar plenamente preparados para el peor de los escenarios». 

Los neoyorquinos reviven la situación que atravesaron con Irene en pleno arranque de semana. A solo ocho días de las elecciones presidenciales, las jornadas laborales se paralizan y las escuelas permanecerán cerradas. Los mercados financieros también se verán salpicados por la tormenta. El domingo el New York Stock Ecchange anunció que los mercados no perarían el lunes y posiblemente tampoco el martes. La última vez que el operador de bolsa de paralizó fue tras los atentados del 11-S.

La situación repercute en el último tramo de la campaña electoral estadounidense. Ayer el presidente Barack Obama quiso dar un mensaje tranquilidad a los ciudadanos y aseguró que disponían de los equipos «adecuados» para afrontar el temporal pero pidió a los ciudadanos que se tomaran en serio las medidas indicadas por el Gobierno.

La trayectoria de Sandy comenzará en Nueva York y Nueva Yersey para desplazarse al interior hacia Pensilvania azotando todo el litoral. Las autoridades reiteran que esta no será la peor tormenta ocurrida en EEUU, «pero sí que va a ser importante».  Las aerolíneas han cancelado entre domingo y lunes unos 6.500 vuelos por los fuertes vientos que hacen imposible volar en estas condiciones. Los teatros de Broadway, los Casinos de Nueva Jersey y museos como el Guggenheim o el Metropolitan también también cerrarán sus puertas 24 horas mínimo.

Una «super tormenta», definida así por los metereólogos, que formará una corriente ártica que convertirá el huracán Sandy en toda una tormenta tropical. En Washington, las autoridades locales llevan trabajando todo el fin de semana para proteger a residentes, negocios y distintas infraestructuras de la llegada del temporal. Los colegios públicos de la ciudad también permanecerán cerrados durante la jornada. El personal del ejército está ya movilizado con el fin de ayudar a las autoridades locales con este huracán en el que se estiman unas pérdidas económicas de más de 1.000 millones de dólares en daños y 400.000 viviendas podrían verse afectadas en las zonas más vulnerables de esta región. De momento 65 han sido los fallecidos a su paso por Haití, Jamaica y Cuba

Vía / El País

Foto de portada/ Official U.S. Navy Imagery

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...