Nintendo da un golpe de efecto con un nuevo paradigma de entretenimiento

La firma japonesa se anota un éxito avasallador de la mano de Pokémon Go, el juego que ha aumentado un 93% el valor bursátil de Nintendo.

pokemongo

Las generaciones nacidas en las décadas de 1980 y 1990 han crecido de la mano de las videoconsolas, un nuevo sistema de entretenimiento electrónico que convirtió a los hogares en el escenario de todas las aventuras imaginables. Nintendo fue una de las grandes abanderadas de esta revolución -a decir verdad, fue su desarrolladora más visible- y de su factoría salieron la mayoría de consolas (NES, Super Nintendo, Game Boy, Nintendo 64…) así como sagas legendarias (Super Mario, La Leyenda de Zelda, Pokémon…). Ahora, vuelve a dar un golpe de efecto.

Seriamente afectada por el progresivo declive de la industria tradicional del videojuego (sí, lo que hace cuatro días era totalmente revolucionario hoy ya es ‘tradicional’), Nintendo ha tenido que reinventar los esquemas del mercado. Pokémon Go es un juego que eleva a su máxima expresión el concepto de realidad aumentada, en tanto no se limita a recrear misiones y tareas en una pantalla, las lleva casi literalmente a la calle. Este juego permite a los usuarios convertir su ciudad en un escenario inmenso para sus partidas.

Los jugadores inician una partida y, automáticamente, las calles, plazas y demás espacios de su localidad se convierten en un territorio a explorar y repleto de las archiconocidas mascotas de combate. De este modo, los usuarios pueden ver en sus pantallas cómo estas criaturas van apareciendo entre los coches o incluso en edificios públicos, disponiendo de un tiempo limitado para localizarlas y capturarlas. La experiencia ya ha comenzado en Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda y Europa y el éxito cosechado ha sido arrollador.

En los once días siguientes al lanzamiento de Pokémon Go (6 de junio), Nintendo ha conseguido que sus acciones se revaloricen un impresionante 93%, lo que supone un aumento de su capitalización de 13.000 millones de euros. Aun aceptando que parte de este vertiginoso crecimiento es circunstancial (fruto de la sorpresa mundial que ha supuesto el juego), el acierto del mismo es incuestionable. Si tenemos en cuenta que el proyecto costó 30 millones de euros, los beneficios son astronómicos.

Vía: El País.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...