Nadal gana el Conde de Godó y agranda su leyenda

En una final muy disputada, Rafa Nadal logró vencer a David Ferrer y logró el séptimo título del Conde de Godó. Tras el título de Montecarlo parece que el tenista balear está recuperando sus mejores prestaciones y ya está pensando en Roland Garros

Rafa Nadal es posiblemente el mejor jugador de tenis en tierra batida de la historia. Puede sonar una frase demasiado potente, incluso se podría tildar de exagerado, pero de nuevo el tenista balear parece empeñado en agrandar su leyenda sobre la arcilla. Ayer ganó por séptima vez casi consecutiva el torneo de Conde de Godó (en el año 2010 ganó Verdasco y el balear estuvo ausente por lesión), empalmando así unas semanas de éxitos y triunfos con el octavo título que logró en el Master 1000 de Montecarlo.

Nadal es grande y fuera de la pista

La final fue una maravillosa lección entre dos grandes tenistas sobre tierra batida, Nadal y David Ferrer. Así se refleja en el marcador final de 7-6 y 7-5. Y es que el actual número 6 de la ATP, el de Jávea no iba a poner las cosas fáciles al de Manacor, por mucho que las estadísticas le dieran un claro favoritismo al número dos del mundo. El más aplastante es el que indicaba que de los últimos once enfrentamientos entre ambos tenistas, diez se lo ha llevado el balear.

David Ferrer ha completado uno de los encuentros más completos ante Rafa Nadal. A pesar de la derrota ha puesto contra las cuerdas en más de una ocasión al balear y como muestra un botón: en el primer set con 6-5 a favor de Ferrer y con cinco bolas de set, Nadal tuvo que sacar fuerzas de flaqueza para superar una tras otra las opciones de set y forzar un tie break. Ya en el desempate, Ferrer estaba completamente desubicado al no creer lo que acababa de desperdiciar.

El segundo y definitivo set fue una nueva demostración de lo que son dos de los mejores jugadores sobre tierra batida del mundo. Ambos conocen sus secretos como pocos y ponían continuamente en dificultades el servicio del oponente. Así, llegó de nuevo el momento de Ferrer cuando servía con 5-4 a su favor y para así forzar un tercer set. Pero de nuevo, Nadal en una demostración que no solo es un atleta increíble en cuanto al físico, sino también en la mentalidad aguantó la presión y rompió el servicio del alicantino, que pareció sufrir el nuevo revés y perdió los siguientes juegos dejando el tanteo final con el 7-5.

En definitiva, un partido maravilloso que ayudó a seguir aumentando la leyenda de Nadal. Ya son 48 títulos en 69 finales y si entramos en la tierra batida, sus números aún son más escandalosos: 34 títulos de 38 finales.

Fotografía: fotomaniaco

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...