Miles de discapacitados protestan contra los recortes

Unas 50.000 personas se manifestaron ayer por las calles de Madrid en contra de los recortes que sufre el colectivo de los discapacitados en la víspera del Día Internacional y Europeo de la Discapacidad.

Profesores, funcionarios, personal sanitario, jueces y fiscales o abogados son algunos de los colectivos que hasta ahora habían salido a la calle para defender sus derechos y protestar contra los recortes implantados por el Gobierno en su sector. Desde ayer, se les añade un nuevo colectivo, el de los discapacitados. Unas 50.000 personas recorriero las calles de Madrid bajo el lema «SOS Discapacidad: Derechos, Ilusión y Bienestar a salvo» para protestar contra los recortes a la dependencia, que tampoco se han salvado del tijeretazo.

La fecha coincidió con la víspera del Día Internacional y Europeo de la Discapacidad, que se celebra hoy, y sirvió para recordar a políticos y ciudadanos que los discapacitados están ahí. El presidente del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), Luis Cayo Pérez Bueno, dijo que el objetivo de la manifestación era «hacer ver a los gobiernos y a la ciudadanía que no se puede salir de esta crisis sin las personas con discapacidad y sin tener pleno respeto a sus derechos«, algo que a su juicio no se cumple.

Uno de los ejemplos más contundentes de la reducción de apoyo público a este colectivo lo encontramos en el empleo, ya que según Pérez Bueno «más de 60.000 empleos de los 2.000 centros especiales de empleo que hay en toda España pueden desaparecer mañana mismo por los recortes». El presidente de la ONCE, Miguel Carballeda, también se mostró crítico con la pérdida de unos derechos «que si se pierden ahora ya no se van a volver a conseguir». Carballeda acusó a la clase política de tener a los discapacitados en el último lugar de su lista de prioridades pero que a la hora de recortar estén los primeros.

Al final de la manifestación, que transcurrió entre la calle Goya y la Plaza Colón, el CERMI leyó un manifiesto donde reprochaba que «si en los mejores momentos económicos, las personas con discapacidad y sus familias no logran disfrutar de un bienestar generalizado, en las épocas pésimas, como esta, sufren las consecuencias más devastadoras de la crisis«.

El pago de las deudas y el cumplimiento de las leyes sobre la dependencia fueron otras de las reivindicaciones de las miles de personas que se citaron en Madrid, la mayoría de ellas con batas blancas. El CERMI cifra la deuda de las administraciones locales y autonómicas con los discapaciados en unos 300 millones de euros, lo que deja «absolutamente desasistidas a decenas de miles de personas con discapacidad con grandes necesidades de apoyo». También aprovecharon la ocasión para denunciar la exclusión que padecen mujeres, niñas y los discapacitados que viven en el ámbito rural, que «tienen todavía más dificultades para acceder a los bienes sociales básicos».

Fuente: Europa Press

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...