Merkel vuelve a ceder ante los socialdemócratas ante las dudas de los economistas

La CDU vuelve a transigir ante sus socios de gobierno y apoya adelantar la edad mínima de jubilación pese al adverso contexto demográfico.

merkel

A dos días vista de la gran cita de la Unión Europea con las urnas, el gobierno de coalición que protagonizan la CDU y el SPD en Alemania ha aparcado los mítines para aprobar un histórico adelanto de la edad de jubilación. En realidad, resulta mucho más acertado hablar de concesión que de acuerdo, pues salta a la vista que tan infrecuente medida obedece a una petición directa de los socialdemócratas. Eso sí, los conservadores también se garantizan el apoyo de sus rivales en otras cuestiones.

A través de una mayoría más que cualificada (460 votos a favor, 60 abstenciones y 64 votos en contra), el Bundestag ha ratificado la rebaja de la edad mínima para percibir la pensión completa hasta los 63 años siempre que se cumplan algunos requisitos. En este sentido, quienes deseen acogerse a esta posibilidad deberán haber cotizado 45 años con escasos periodos de desempleo (unos dos años como máximo). Para evitar posibles triquiñuelas legales, no estará permitido recabar la prestación de desempleo a los 61 años para jubilarse dos años más tarde.

Evidentemente, semejante cambio legislativo conlleva un coste económico que no dejará de aumentar en los próximos años. No en vano, la demografía juega claramente en contra de este tipo de políticas. Es más, dado que la población alemana envejece a pasos agigantados, la gran mayoría de los economistas coinciden en señalar que lo recomendable sería precisamente retrasar la edad de jubilación. En 2007 se aprobó de hecho aplazar la edad mínima para cobrar la pensión íntegra hasta los 67 años.

Anulada esta medida, que debía implantarse de manera muy gradual entre 2012 y 2029, las arcas alemanas se van a encontrar con un gasto creciente a no mucho tardar. Según algunos cálculos, el coste de esta partida se situará en 900 millones de euros en 2014 y alcanzará los 3.100 millones en 2030. Todo ello con el agravante de la menor recaudación fiscal como consecuencia de la caída del número de trabajadores (salvo que concurran fenómenos como un aumento notable de la inmigración).

Vía: ABC

Foto: Medienmagazin pro

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...