Médicos y monjas tendrán que declarar por su implicación en robos de niños

Tras las últimas 150 denuncias presentadas por supuestos casos de bebés robados, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha decidido llamar a interrogar a los médicos, enfermeras y monjas que pudieran estar implicados en estos hechos. No se trata de una declaración en la que tendrán que defenderse de una acusación firme, sino que el fiscal los requiere para tratar de establecer si hay indicios delictivos y, por tanto, si se debe seguir adelante con la acusación.

Algunos hospitales, bajo sospecha de sustracción ilegal de menores.

Así lo explicó en la jornada de ayer el fiscal jefe de la Audiencia Provincial, Eduardo Esteban, junto con Manuel Moix, responsable en el Tribunal Superior. Son declaraciones que han sido recogidas por diferentes medios de comunicación y que suponen un espaldarazo a las denuncias de múltiples familias. En total, el ministerio público investiga 849 casos de hipotéticos robos de bebés, según afirma El País. Dichos delitos habrían tenido lugar durante un lapso considerablemente largo de tiempo, remontándose a 1959 y llegando a 1990. Del total de dossieres que se barajan, 162 casos han sido aprobados por el momento al haberse encontrado indicios de delito y otros 38 ya han sido archivados.

Los médicos, monjas y enfermeras citados serán aquellos que trabajaron en los hospitales de San Ramón, Santa Cristina, O’Donnell, Casa de la Madre y la Paz, durante las fechas señaladas por los denunciantes. Los cargos que podrían atribuirse a los imputados, en el caso de estarlo finalmente, se resumen en tres. El de falsedad de documento público, sustracción de menores y retención ilegal. El primero se dirige a aquellos que inscribieron a un recién nacido bajo una identidad falsa, y el segundo a los que robaron a los niños sin el consentimiento de los padres biológicos. El tercero de los cargos, el más problemático para los denunciantes, es el que señala directamente a los padres adoptivos que, a sabiendas del engaño, siguieron manteniendo la identidad falsa del menor.

Exhaustivas investigaciones en Castellón

En Castellón, la fiscalía también ha decidido emprender acciones similares después de que los fiscales se reunieran en Valencia para esgrimir las directrices de la investigación. Por el momento, y según se puede leer en Levante-emv, se ha abierto una investigación a fondo que tocaría clínicas, hospitales y cementerios de todo Castellón, ayudándose del Registro Civil. El objetivo es encontrar a todas aquellas personas que, en su día, firmaron los documentos de defunción de los pequeños. Expedientes que, según los denunciantes, podrían haber sido falsificados para dar por muertos a los bebés y entregarlos a otras familias bajo una identidad falseada.

En los próximos meses, empleados de todo tipo de los diferentes centros sanitarios implicados, junto a médicos, enfermeras y monjas, pasarán por las dependencias de la Fiscalía. Tanto en Castellón como en Madrid, las personas que sean llamadas a declarar pueden abstenerse de hacerlo sí así lo desean. No obstante, se espera agotar todos los cauces posibles para tratar de recabar información sobre uno de los hechos más ocultos y vergonzosos de la historia de este país.

Foto por digital cat en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...