Mark Zuckerberg surfea con un dispositivo anti tiburones

A Mark Zuckerberg le encanta surfear, pero lo hace adoptando todas las medidas de seguridad posibles para evitar incidentes.

¿Cuánto pagarías por tener la garantía de que un tiburón no te atacará cuando estés haciendo surf? El precio es más económico de lo que podáis imaginar: 84 dólares. Eso es lo que cuesta un brazalete Sharkbanz, un accesorio que se ajusta a la muñeca o el tobillo y que, según sus creadores, tiene capacidad para ahuyentar a los tiburones. Es justo lo que ha utilizado Mark Zuckerberg, el magnate de Facebook, en una de sus últimas sesiones de surf.

Porque, sin duda, sería bastante drástico que un personaje como Zuckerberg perdiera su vida debido al ataque de un tiburón. Por ello, aunque no hay pruebas concluyentes de que el brazalete funcione, el ejecutivo ha preferido aumentar las posibilidades de evitar ataques de tiburones.

No es el primer famoso que es fotografiado usando este brazalete, ya que en otros casos se ha visto a personas como Barack Obama sacándole partido (en su caso lo llevaba en el tobillo). La idea es que, si el brazalete puede proporcionar un aumento en la seguridad, por lo general no se encuentra motivo para no utilizarlo. Al fin y al cabo, es mejor aumentar las posibilidades de supervivencia, aunque sea un poco, que no hacerlo, en especial si la diferencia solo radica en llevar un brazalete en el cuerpo como adorno.

Hay detractores del brazalete, por supuesto. El especialista en el estudio de tiburones Erich Ritter, mencionó años atrás que dudaba mucho que el producto pudiera ofrecer un buen rendimiento. Como mucho, le dio el beneficio de la duda y habló de cómo, si funciona, el efecto tiene que ser muy reducido. Y seguro que a él le hubiera gustado mucho poder disponer de un dispositivo así a la vista de su gusto por estudiar a los tiburones cara a cara, acción por la que años atrás, un tiburón casi le devoró. Desgraciadamente, este especialista falleció y ahora no parece que haya muchos detractores del brazalete que ayuden, con sus críticas, a que la tecnología mejore.

Sí se conoce el incidente de un niño que fue atacado por un tiburón incluso llevando el brazalete puesto. Por lo tanto, está claro que no se proporciona una seguridad del 100% en lo que se refiere a ahuyentar a los tiburones.

El brazalete funciona a través de una señal eléctrica que, una vez emitida, interactúa con la capacidad que tienen los tiburones para detectar campos electromagnéticos, algo que ellos utilizan para detectar a sus presas y cazar. Al hacerlo, se despistan y no terminan acercándose al lugar donde se encuentra la emisión de la señal. Para que funcione, aparentemente, hay que sumergir el brazalete en el agua, motivo por el cual llevándolo en el tobillo o en la muñeca surfeando es la solución ideal. A Zuckerberg se le vía muy satisfecho y tranquilo con su brazalete surfeando como si los tiburones no pudieran acercarse a él.

Pero no es la única medida de seguridad que ha tomado Zuckerberg, que se cuida mucho de evitar incidentes cuando está disfrutando de una de sus aficiones favoritas. Lo que también hace es utilizar una tabla de surf tipo hidroala, lo que implica no estar directamente en contacto con el agua. Este tipo de tablas de surf se encuentran de moda y cada vez llegan a más personas que ponen en práctica el hydrofoil como nuevo deporte acuático.

La ventaja más inmediata de esta actividad es que no se está siempre en contacto con el agua, solo en algunos momentos. En cuanto la velocidad se eleva, el propio sistema de elevación que tiene la tabla se ocupa de surfear y genera más posibilidades de disfrutar de las olas y de hacer todo tipo de movimientos encima de la tabla. Por otro lado, en el caso del cofundador de Facebook, él hace uso de un tercer factor que ayuda a la lucha contra los tiburones: un diseño de hidroala que está dotado de un patrón estilo cebra. El motivo de ello se encuentra en que ese diseño a rayas imitando el cuerpo del animal terrestre, despista a los tiburones y les impide focalizarse en la localización de su presa. Por lo tanto, se trata de otro factor añadido con el cual se reduce el riesgo. Y eso, en general, es lo que busca Zuckerberg: sumar y sumar para que sus posibilidades de terminar siendo devorado por un tiburón sean inexistentes.

No es la primera vez que Zuckerberg sale a surfear y disfrutar de su pasión. En este caso lo hace convencido de que el brazalete Sharkbanz le protegerá. Las únicas pruebas que existen de su funcionamiento son vídeos en los que el propio fabricante del mismo enseña cómo unos tiburones evitan a muñecos y no les atacan después de que hayan usado el sistema de señal que proporciona el accesorio. Pero, por supuesto, no es algo definitivo. Además, después del ataque de tiburón que mencionamos antes, la compañía dijo que su producto no es útil contra absolutamente todos los ataques de tiburones, ya que hay algunos que son inexplicables y que no siguen ningún patrón.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...