Washington antiabortista

Desde que el Tribunal Supremo consideró hace casi 40 años que el aborto es una cuestión privada, que debe decidir personalmente cada cual, una gran parte de la sociedad se movilizó en contra y desde entonces, cada año se celebra una manifestación antiabortista encabezada bajo el lema «Marcha por la vida«. Por eso, ayer se congregraron miles de personas en el National Mall de Washinghton. A las masas se sumó el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, que lucha para reparar el daño que ha provocado la ley desde su puesta en marcha.

«Estamos prestando atención a la voz de las personas que se oponen abrumadoramente a que los fondos de los contribuyentes sirvan al aborto», afirmó el presidente de la Cámara. «El Dios que nos dio la vida, nos dio la libertad. Estos dos principios fundamentales, la vida y la libertad, están entrelazados. Juntos forman el núcleo de nuestro carácter nacional y suponen el pilar de lo que el mundo espera de nosotros. Cuando afirmamos la dignidad de la vida, reafirmamos nuestro compromiso con la libertad y la propia libertad».

Todo se remonta a la sentencia que tuvo lugar el 22 de enero de 1973, cuando el Tribunal Supremo de EE.UU. dictaminó en el caso Roe v. Wade que la decisión de una mujer a abortar está protegida por su derecho a la privacidad. Hasta ese momento, la ley solo amparaba el aborto en caso de que la vida de la madre pudiera correr peligro. Pero eso cambió en 1973. El Supremo estableció que el Estado no puede prohibir el aborto al menos en el primer trimestre, más allá de este periodo dejó abierta la posibilidad de nuevas regulaciones. Lo cierto es que desde entonces, según las estadísticas del Instituto Guttmacher, cuatro de cada diez embarazos terminan en aborto en tierras norteamericanas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...