Madrid sigue los pasos de Barcelona y aplicará tasas turísticas

El Ayuntamiento de Madrid anuncia que aprobará dos nuevas tasas, una directa al turismo y otra para la instalación de cajeros automáticos en las calles.

madrid

Hace dos semanas, el Ayuntamiento de Barcelona comunicaba su intención de suspender la tramitación de nuevas licencias turísticas. Entre los distintos motivos aludidos por el consistorio destacaba la supuesta opacidad en la adjudicación de licencias a inmuebles que eran ofrecidos como apartamentos turísticos, causantes, en muchos casos, de graves problemas de orden público. Esta suspensión, fuertemente criticada por el momento en que nos encontramos y por el peso del turismo en Barcelona, parece haber inspirado uno de los próximos movimientos del Ayuntamiento de Madrid.

El gobierno municipal encabezado por Manuela Carmena ha anunciado que estudia aprobar una serie de tasas turísticas similares a las que ya se aplican en Cataluña, con el objetivo de que el turismo tenga todavía un mayor impacto en los presupuestos municipales de Madrid. Dichos impuestos se dividirían en dos categorías: un tributo directo al turismo (es lo que ya se está aplicando en el territorio catalán) y una tasa específica para la instalación de cajeros automáticos en la calle. Esta última medida no está directamente relacionada pero también tiene un impacto evidente.

A diferencia del ayuntamiento barcelonés, que ya ha impuesto la citada suspensión, las autoridades de la Villa y Corte todavía no han concretado ni el calendario de aplicación ni la cuantía exacta de las nuevas tasas. Sirviéndonos de los datos del impuesto turístico catalán, este supone unos ingresos anuales de 41 millones de euros para la Generalitat (contabilizando toda Cataluña, no solo su capital), por lo que no se espera que los ingresos en Madrid sean muy significativos.

Sobre el tributo específico a los cajeros, este parece enmarcarse en una nueva política municipal sobre las relaciones con la banca. La alcaldesa Carmena ya ha mantenido reuniones con los responsables de los principales bancos españoles, si bien se desconoce si les había informado de su intención de aplicar esta tasa. Los efectos sobre el turismo son obvios, puesto que los visitantes son un colectivo que utiliza activamente los cajeros cuando viajan a cualquier ciudad. Por ello, los bancos podrían repercutir los costes en los clientes.

Vía: Cinco Días

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...