Madrid elimina las tutorías para reforzar las matemáticas y las lenguas

En la escuela no solo se enseña, también se educa. Para educar hace falta tiempo y dedicación, tanto personalizada como colectiva, ya que las personas estamos hechas para vivir en sociedad. Una buena convivencia es tan importante para mejorar el nivel académico de los alumnos como más clases de matemáticas o inglés.

La educación primaria y secundaria en España son obligatorias. Este hecho implica, sobre todo en el caso de la secundaria, que un gran número de alumnos asistan a clase sin ningún interés, sin la voluntad necesaria para aprender y aplicarse en sus estudios. A pesar de esta falta de compromiso con la educación, este tipo de perfil de alumno es el que requiere de una mayor atención por parte de los docentes, puesto que hay que intentar motivarlos mucho más que al resto. Y no tanto con actividades puramente académicas como con acciones tutoriales personalizadas y colectivas.

Las horas de tutoría ayudan a potenciar la buena convivencia entre los alumnos.

Con estos niños, el profesor tiene que ejercer de docente, tutor y psicólogo, pero también lo tiene que hacer con niños en riesgo de exclusión, con los que sufren acoso escolar o con los que, por el motivo que sea, no alcanzan el nivel deseado. Este tipo de acciones que realiza el profesor en ocasiones son tan importantes como una clase de lengua o una de matemáticas, porque un alumno que no está integrado en el aula difícilmente podrá seguir la explicaciones o asimilarlas. El profesor utiliza las tutorías para conocer al alumno, para hablar con él y ganarse su confianza y para evitar o solucionar conflictos entre alumnos.

Tratar con estos problemas en clase conlleva tiempo. Aparte de las tutorías personalizadas que el profesor puede concertar con el alumno fuera del horario escolar, los profesores han ido disponiendo de una hora lectiva que dedicaban a estos asuntos: las tutorías colectivas. En un entorno de constantes reformas del sistema educativo y redistribución de horarios y materias, la Comunidad de Madrid ha optado para el próximo curso por sustituir estas horas de tutoría por horas de matemáticas o lenguas, con la intención de mejorar el nivel de los alumnos (y de paso prescindir de cerca de 2000 profesores interinos sin plaza fija).

Ciertamente, dedicar más tiempo a las grandes materias hará mejores a nuestros estudiantes, pero el problema es que lo hará en detrimento de otras actividades básicas en la formación de los jóvenes. En primaria, por ejemplo, los niños son muy inmaduros (es lo que les toca en ese momento de su vida) y en la escuela empiezan a aprender conceptos como la socialización, el respeto y la convivencia. En este sentido, potenciar la buena convivencia dentro de un centro mediante el diálogo y la comprensión es, sin duda, un elemento clave para que mejore el nivel de los estudiantes, que en el fondo es el objetivo que todos perseguimos.

Foto por elenasalpa en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...