Los problemas para dormir se relacionan con riesgo de fallecer

Nuevos estudios profundizan en cómo nos exponemos a sufrir problemas de salud o incluso fallecer si no dormimos lo suficiente.

Todos sabemos que hay que dormir las horas necesarias para que el cuerpo descanse. Lo aprendemos desde niños y lo intentamos replicar a medida que crecemos, aunque es cierto que en ciertos momentos de la vida es complicado seguir manteniendo la estabilidad del sueño. Esto, en algunos casos, nos pasa factura llevando a que no descansemos tanto, que nos encontremos más dormidos o que incluso, poco a poco, desarrollemos problemas para dormir.

El insomnio o los problemas más suaves para conciliar el sueño, se ha descubierto en un nuevo estudio que están relacionados con las posibilidades de sufrir demencia y de fallecer a una edad temprana. Después de analizar la información ofrecida por el estudio, la cual ha sido publicada por la Harvard Medical School, podemos llegar a varias conclusiones e importantes datos que nos hacen entender mejor lo que significan estos descubrimientos.

Por ejemplo, se informa de cómo dormir juega un papel relevante a la hora de reducir las posibilidades de que, con el paso de los años, lleguemos a sufrir problemas neuronales. También está relacionado con que nuestro organismo se encuentre mejor preparado y listo para combatir enfermedades o problemas médicos. Pero no solo influye la cantidad de horas que durmamos, sino el estado en el que se encuentre nuestro cuerpo a diario a la hora de irnos a dormir.

Esto significa que, las personas que tienen problemas para quedarse dormidas, se exponen a un mayor riesgo ante ambos riesgos de los que hemos hablado. Nos quedaría saber, ya que el estudio no responde a todas las preguntas, a qué volumen de riesgo se están exponiendo las personas que duermen menos de lo que deberían, pero que tienen facilidad para conciliar el sueño. Es decir, es lógico que se exponen a un riesgo por someter a su cerebro a pocas horas de descanso, pero ¿hasta qué punto se encuentran en el mismo nivel de peligro que quienes tienen problemas para dormir?

Dicen los responsables del estudio que alrededor del 49% de la población mundial se está exponiendo a este tipo de peligros debido a la falta de horas de sueño. Recuerdan que lo ideal es que una persona duerma entre 7 y 10 horas diarias, dejando claro que quienes duermen menos están arriesgándose no solo a encontrarse mal, sino también a estas enfermedades futuras.

La investigación ha analizado los casos de un grupo de estudio a lo largo de 8 años. Se ha comprobado que las personas que tenían problemas para dormir la mayoría de las noches han sufrido un 44% más de riesgo de sufrir una muerte temprana por cualquier causa. Además, también se ha dado este resultado en las personas que se despiertan durante la noche de forma repentina, así como aquellas que, después de despertarse tienen problemas para volverse a dormir. Este segundo grupo se expone a un riesgo del 56%.

Sobre la demencia, es otro de los problemas que más se ha registrado entre los participantes en el estudio. Las personas que tienen problemas para quedarse dormidas se exponen a casi un 50% de posibilidades de llegar a sufrir demencia con el paso del tiempo. En el caso de quienes se despiertan por la noche y tienen después problemas para volver a quedarse dormidas, el nivel de riesgo es menor, pero igualmente preocupante: del 39%

Hay otros estudios que se relacionan con estos mismos problemas de salud. Por ejemplo, quienes no duermen 8 horas al día están expuestas a mayor riesgo de demencia según un estudio que analizó a 8000 participantes a lo largo de un periodo de 25 años. Las conclusiones confirmaron que quienes dormían entre 6 horas o menos aumentaban sus riesgos de sufrir demencia entre los 50 y los 60 años. Con llegar a 7 horas, se reducía el riesgo de demencia de forma considerable.

Otro estudio aportó otro descubrimiento. Se llegó a comprobar que las personas que dormían mal una noche, incluso solo una noche, ya generaban una mayor cantidad de placas de beta amiloide, las cuales están relacionadas con el aumento del riesgo de alzheimer. Esta proteína es muy nociva, ya que lleva a cabo una acción por la cual las células del cerebro pierden la comunicación entre sí e incluso se llegan a eliminar. En el caso de que ese mal periodo de sueño se alargue durante una semana, se produce la aparición de otra proteína que también ataca al organismo y produce mayor riesgo de demencia.

Por ello, aunque seamos profesionales o emprendedores volcados en nuestro trabajo, nunca debemos olvidarnos de la importancia que tiene dormir bien. Hay que asegurarse de descansar en condiciones, porque nunca sabemos qué podría llegar a pasarnos si seguimos con malos hábitos de sueño. Quizá en el futuro suframos un problema de salud o incluso la muerte y, en ese momento, ya no podremos hacer nada para continuar con nuestro trabajo o negocio. La salud hay que respetarla y protegerla.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...