Las principales firmas de inversión prevén la recuperación de las bolsas para finales de 2009

Las principales firmas de inversión bursátil anunciaron el viernes 5 (tras terminar otra semana negra en la bolsa española con pérdidas de más del 4 por ciento) sus previsiones para las bolsas. Así, anunciaron que según los datos que manejan, el primer semestre de 2009 continuará siendo como este año, plagado de volatilidad en los mercados y de incertidumbre entre los inversores europeos, además, no descartan caídas adicionales y a muy corto plazo, de aproximadamente el 20 por ciento.

Las principales firmas de inversión bursátil anunciaron el viernes 5 (tras terminar otra semana negra en la bolsa española con pérdidas de más del 4 por ciento) sus previsiones para las bolsas. Así, anunciaron que según los datos que manejan, el primer semestre de 2009 continuará siendo como este año, plagado de volatilidad en los mercados y de incertidumbre entre los inversores europeos, además, no descartan caídas adicionales y a muy corto plazo, de aproximadamente el 20 por ciento.

La ansiada recuperación de los mercados bursátiles llegará a partir de la segunda mitad de 2009, cuando los mercados se beneficiarán de ascensos superiores al 30 por ciento incluso.

Entre los valores preferidos por los expertos de firmas de inversión para el próximo año figura en el primer puesto la compañía Telefónica.

Pese a que en un principio se anunció que la recuperación de los mercados comenzaría a partir de inicios del próximo año, ante la presentación de numerosas perspectivas de mercado que se van sucediendo, las firmas de inversión parecen estar alcanzando un acuerdo en que la crisis continuará, al menos, hasta la mitad del año 2009, y que a partir de ahí las bolsas de todo el mundo comenzarán a recuperarse.

Hasta esa fecha, prácticamente todas coinciden en señalar que los mercados continuarán con las mismas turbulencias e inestabilidades con las que están trabajando estos últimos meses. Las peores previsiones llegan desde la firma Goldman Sachs, que augura datos a corto plazo con caídas de hasta el 20 por ciento en todas las bolsas europeas.

Y es que según los analistas, los problemas más graves a los que se enfrenta el mercado en la actualidad seguirán también pese al inicio del nuevo año. De esta manera, tanto las empresas como los consumidores seguirán siendo víctimas de la paralización del mercado y de la negativa de las entidades bancarias a conceder créditos. Sin embargo según anuncian la inestabilidad se mantendría hasta finalizar el primer semestre del año 2009, y a partir de ahí las bolsas iniciarían un ascenso que las llevaría a subir en toda Europa entre un 30 y un 50 por ciento.



Las firmas esperan un punto de inflexión en los mercados a partir del próximo año, pero hasta que se de, y probablemente, dicen, se de a finales de año, continúan recomendando realizar inversiones a la defensiva, para evitar malas sorpresas.

Las entidades más pesimistas ofrecen un panorama muy sombrío a partir de la primavera del próximo 2009. Así, auguran deflación y déficits públicos completamente disparados en determinados gobiernos. Cada vez son más quienes se apuntan al carro y se arriesgan a aventurar que Estados Unidos ya va caminando hacia la deflación.

Las empresas de productos de consumo son las que salen peor paradas de entre las recomendaciones para invertir por las principales firmas. Esto se debe a que la mayoría de ellas considera que el consumo seguirá descendiendo durante los próximos meses.

El sector de los servicios financieros también recibe una palmada de apoyo en la espalda. Las firmas consideran que, tras el descalabro de varios gigantes a lo largo de 2008, el sector ha mejorado considerablemente su oferta y ha conseguido con éxito readaptarse al nuevo panorama de mercado y obtener además liquidez.

Las empresas energéticas, de telecomunicaciones y de consumo discrecional son las más recomendadas a la hora de invertir, mientras que las menos recomendables son cualquiera del sector industrial.

CÓMO SE HAN RECIBIDO LAS VALORACIONES

Los augurios realizados por las principales firmas de inversión han sido acogidos por la mayoría de inversores con escepticismo y hasta ciertas dosis de humor. Los hay que consideran que sus análisis son certeros y que el IBEX español llegará a descender hasta rondar los 6000 para volver a iniciar una lenta recuperación a partir del segundo semestre de 2009. Otros sin embargo consideran que las valoraciones de las firmas son sumamente volátiles y, al ofrecer tantos y tan variados análisis, no merecen ningún tipo de credibilidad.

Tampoco han faltado los que han recordado la responsabilidad de este tipo de análisis en la pérdida de mucho dinero de inversores, a causa del inicio de la crisis, con la caída de Merrill Lynch, por ejemplo.

Lo cierto es que las predicciones de este tipo no han sido avaladas por los hechos durante los últimos años. Poco antes de la explosión de la burbuja inmobiliaria y el inicio de la crisis en España, aparecieron los informes de este tipo afirmando que la cotización del IBEX, que por entonces se situaba rondando los 15.000, era todavía demasiado pequeña, y que en apenas poco más de medio año aumentaría hasta 20.000 .

Esta vez sostienen que 8.000 es demasiado y que antes de iniciar el vuelco y la recuperación, deberá de bajar hasta rondar los 6.000 durante la primera mitad del año 2009.

Se sostienen dos vías principales para explicar la situación actual en los mercados, desde el punto de vista de los expertos.

Según una minoría, el principal problema al que se enfrentan los mercados en la actualidad es de liquidez, según coinciden en señalar la amplia mayoría de analistas. Por tanto, el mercado continuará paralizado mientras el sector bancario no inyecte créditos, pero a su vez dicho sector no tiene intención alguna todavía de inyectar créditos porque se ve favorecido con la inversión en fondos, además de percibir las ayudas.

En este sentido, algunos analistas explicacan que una vez las entidades financieras vuelvan a inyectar liquidez -y con ello confianza- en los mercados, la actividad se iniciará de nuevo y la recuperación será posible a muy corto plazo.

Otros analistas sostienen, en cambio, que si los bancos no inyectan liquidez es por el progresivo aumento de la morosidad que está surgiendo, a la luz de los datos mostrados por ejemplo en España, se ha constatado que la población ha vivido durante los últimos diez años a través del crédito y por encima de sus posibilidades. Una vez se ha cerrado el grifo del crédito, las familias se han visto atrapadas en una maraña de deudas y plazos por pagar, y en estos momentos no son solventes y por tanto las entidades no concederán ningún crédito salvo que el solicitante sea muy solvente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...