Las expectativas de disminución de las remesas y sus problables consecuencias

La tendencia hacia la disminución en el flujo de remesas con destino a sus familias en sus países de origen, podría devenir en un incremento de la fragilidad institucional de sus gobiernos y graves trastornos para sus economías.

Remesas

 

Remesas

Una consecuencia directa de la crisis económica internacional es una considerable disminución en el flujo de remesas de los inmigrantes de en los países desarrollados, hacia sus países de origen.

De acuerdo a un reciente informe del Banco Mundial, hecho público en la Conferencia Internacional sobre Diáspora y Desarrollo realizada durante los días 13 y 14 del presente, este organismo financiero prevé un flujo total de remesas del orden de los US$304.000 millones durante el presente año, ello significa una disminución de un orden de unos 7,3% en relación a los  US$328.000 millones de dólares del año pasado.

El flujo de remesas ya ha sido seriamente afectado por la crisis durante el 2008, es por ello que se espera que durante 2009 esta disminución se ahonde todavía más. De acuerdo a las previsiones del BM, el continente africano, será el mayor afectado por esta reducción que alcanzaría un 8,3% en las zonas del sur del Sahara. Mientras tanto América Latina vería un descenso de un 6,9%.  AL se ha visto afectada particularmente por la retracción del segmento de la construcción inmobiliaria en los EE.UU. que es una de las ramas de la economía norteamericana donde la mano de obra latinoamericana alcanza altos niveles de concentración.
Mientras tanto los envíos al continente asiático, se mantendrán en relativa estabilidad, aunque se espera que de todas maneras se vean afectados durante el presenta año.


Uno de los temores latentes en este informe sobre migración y remesas, es que el creciente proteccionismo y la incertidumbre sobre la duración de la crisis hagan más restrictivo el flujo de trabajadores del hemisferio sur hacia el norte desarrollado, así como que contribuya a endurecer las condiciones de vida de los inmigrantes en los países desarrollados.

Dinero

 

Dinero

Estos temores cuentan con el agravante de que los envíos de remesas desde los países desarrollados hacia los países en desarrollo, ejerce una influencia dinamizadora en la economía de los países receptores. En muchos casos las remesas han pasado de mera herramienta de supervivencia a orientarse a rubros de inversión en empresa y educación.
Algunos países como en Tayikistán, Moldova, Tonga, Lesotho y Guyana; el ingreso por el rubro de remesas alcanza hasta el 25% del PBI mientras que en otros el mismo ingreso supera los ingresos obtenidos por cuenta de los principales productos de exportación.
En una situación como esa y considerando el contexto de inestabilidad recurrente en los países en desarrollo, una disminución constante en los envíos de remesas podría muy bien traducirse en un tremendo malestar económico y su correlato de descontento social  posiblemente encausable hacia olas de violencia política.

Una razón más para preocuparnos por la duración de la crisis….
Imagen: daquellamanera,vintagedept

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...