Las compañías de fracking se resienten por la caída de los precios

El sector del fracking comienza a acusar el hundimiento de los precios del crudo y ve empeorado su rating. El barril, en 52,32 dólares.

petroleo

Como tuvimos ocasión de analizar en Empresayeconomia, el fracking o fractura hidráulica es el principal detonante de la actual ‘Guerra del petróleo’. No en vano, este método de extracción había convertido a Estados Unidos en uno de los mayores productores del mundo (actualmente es capaz de generar 14,16 millones barriles al día, la mayor cuota del globo) y había elevado su grado de autoabastecimiento hasta el 87%. Cuatro meses de indisimulada guerra de precios han hecho mella en la viabilidad económica del fracking.

Durante este tiempo, hemos conocido que algunas compañías que operan con esta técnica se han visto obligadas a renunciar a él e incluso a declararse en quiebra. En los próximos meses esta tendencia debería agudizarse a tenor de la escasa predisposición de Arabia Saudí a dar su brazo a torcer. Esta perspectiva ha llevado a las agencias de calificación a reducir el rating de las firmas de hidrocarburos estadounidenses. Según la mayoría de expertos, el fracking deja de ser rentable en la mayoría de casos cuando el barril baja de sesenta dólares.

Al cierre de esta edición, el barril de crudo acumulaba una caída anual del 47,74%, situándose en 52,32 dólares. La situación es especialmente comprometedora para muchas empresas y numerosos inversores debido a que el grado de apalancamiento es considerablemente elevado, situándose en el 55%. A juicio de los analistas del Wall Street Journal, el sector habría incurrido en demasiados gastos durante los años de bonanza, generando un pasivo que ahora resulta muy difícil de amortizar. Por ello, la mayoría de bonos de estas firmas se encuentran en niveles especulativos.

Hay que tener en cuenta que cuando hablamos de las compañías relacionadas con el fracking no nos referimos exclusivamente a aquellas que se encargan de extraer petróleo del subsuelo. Existe una compleja maraña de empresas vinculadas directa o indirectamente con estas y que están mucho más expuestas a sufrir deterioros en sus cuentas, ya que las petroleras siempre pueden optar por recortar la producción para evitar la acumulación de más deuda.

Vía: elEconomista.

Foto: Nemo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...