La UE intenta sacar pecho en el G8

La cumbre de Belfast tiene como objetivo defender la mejoría europea y avanzar en las negociaciones con los EEUU.

En el día de ayer, lunes 17 de junio, arrancaba en Belfast la cumbre del G8. Los países participantes (Estados Unidos, Japón, Alemania, Canadá, Reino Unido, Francia, Italia y Rusia) gozarán durante los próximos días de los bellos paisajes de Irlanda del Norte, que afronta el gran encuentro internacional como la ocasión ideal para exhibir su capacidad para garantizar la seguridad. Al margen de estas connotaciones, la cumbre de los países más industrializados del mundo (Rusia no es tal pero figura en la lista por reminiscencias de la Guerra Fría) está más desnivelada que nunca. Con todo, la Unión Europea quiere aprovechar la cita para reafirmar su todavía gran peso económico.

Consciente de la baja popularidad de las instituciones comunitarias, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha lanzado un mensaje de esperanza sobre el futuro de la UE. A juicio del belga, los países de la zona euro han hecho un apreciable esfuerzo por reducir sus déficits y ello ha permitido aliviar la presión sobre la moneda única y el marco común europeo. Este logro ha posibilitado que en el año 2013 se relajen los objetivos para varios países, lo que permitirá que los estados beneficiados den un pequeño alivio a sus ciudadanos. Van Rompuy ha insistido en que hace apenas un año la UE atravesaba sus horas más críticas, con la prima de riesgo española en los 639 puntos básicos y distintas potencias del euro hablando abiertamente de ruptura.

Evidentemente, la situación sigue siendo grave, pero se da por sentado que la estabilización de países como España o Italia es el primer síntoma de recuperación a nivel continental. Con todo, el principal asunto a tratar en el G8 es el futuro tratado de libre comercio que suscribirán los EEUU y la UE. Precisamente, este foro excepcional debería servir para limar las principales críticas que han surgido al acuerdo bilateral, la gran mayoría de las cuales provienen de Francia. La habilidad negociadora de Barack Obama deberá funcionar a pleno rendimiento para conseguir que François Hollande dé su brazo a torcer.

Fuente: Expansión

Foto: Muhammad

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...