La tecnología supera las leyes de la gravedad

En esta ocasión vamos a intentar acercarnos, aunque sea tangencialmente, al extraño mundo de los superconductores. Gracias a estos materiales y al nitrógeno líquido (que los enfría por debajo de su temperatura crítica) es posible hacer levitar objetos, ¿quieres verlo?

Recientemente han aparecido en la red un par de vídeos que nos han llamado poderosamente la atención. Para quienes no somos científicos (la gran mayoría) existen algunas leyes físicas que más o menos damos por sentadas y entre ellas está la ley de la gravedad, lo que impide que salgamos flotando de casa o de la oficina. Ahora bien, la ciencia tiene un pequeño inconveniente: siempre intenta ir más allá. En este sentido, en varias universidades y centros de investigación de todo el mundo se está trabajando sobre la llamada “levitación cuántica”. Mirad el vídeo y después comentamos algunas cuestiones:

Este vídeo recoge una muestra de la presentación que un grupo de la escuela de física de la Universidad de Tel-Aviv (Israel) realizó en la Association of Science Technology Centers. En ella podemos ver cómo un disco “flota” sobre una superficie. Científicamente hablando, esto no es correcto del todo, porque no flota, en realidad lo que acabamos de ver es cómo unos superconductores cuánticos se quedan bloqueados en un campo magnético. El objeto que se queda suspendido es un metal superconductor que ve modificado su campo magnético gracias al nitrógeno líquido que actúa como refrigerante.

Lo realmente impactante (aparte del hecho de que no se caiga el objeto) es que se queda atrapado entre los campos magnéticos de una manera rígida. Es muy diferente de lo que la ciencia-ficción nos tiene acostumbrados a enseñar, en donde la levitación suele consistir en un leve balanceo de un objeto flotante. Como vemos en el vídeo, al aplicar cierta fuerza sobre el objeto, este cambia de posición pero la mantiene una vez que la fuerza desaparece (no existe inercia porque está detenido en el espacio magnéticamente).

En la base de esta demostración tan mediática se encuentra un fenómeno que se conoce desde 1933 con el nombre de Efecto Meissner y que es una de las propiedades que definen la superconductividad: cuando un material superconductor está por debajo de su temperatura crítica, su campo magnético interior deja de fluir y es por eso que se queda detenido.

Las posibles aplicaciones de esta tecnología son inimaginables. El tren bala de Japón la usa en parte, al utilizar campos magnéticos para flotar sobre las vías y alcanzar mayor velocidad, pero no llega a quedarse parado. En este otro vídeo de una universidad de París podemos ver cómo las películas de Hollywood pueden en ocasiones convertirse en realidad. El deslizador que presentan recuerda mucho al que aparece en la segunda entrega de “Regreso al futuro”:

Vía | 20 Minutos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...