La polémica obra de Tracey Emin en la galería Hayward de Londres

Hace ya doce años que Tracey Emin fue finalista del Premio Turner con la obra My Bed, que mostraba su cama deshecha y sucia adornada con objetos tan pintorescos como tampones usados y ropa manchada. Dicho galardón es una iniciativa de la Galería Tate de Londres y reconoce al mejor artista británico de menos de 50 años, aunque generalmente es más famoso por la enorme promoción que le precede y por la polémica que rodea a algunos de sus finalistas. Emin es buen ejemplo de ello.

Neón de Tracey Emin

La obra de esta excéntrica artista tiene como elemento característico el girar entorno a los elementos más íntimos de su biografía. Cada una de sus creaciones es un streaptease emocional en el que Emin, de 47 años, muestra al mundo vivencias y realidades que la mayoría ocultaría, incluidos abortos y abuses sexuales sufridos. Entre sus obras más destacadas figura, por ejemplo, una tienda de campaña en la que consta el nombre de todos los hombres con los que se acostó entre 1963 y 1995 o el paquete de cigarrillos que llevaba su tío cuando murió decapitado en un accidente de tráfico. Por eso mismo es tan adorada como odiada, juzgada por algunos como exhibicionista y admirada por otros que consideran su obra un grito femenino de angustia, tal y como afirma en una nota la agencia EFE.

Parte de todos esos traumas expuestos al mundo pueden contemplarse ahora en la galería Hayward de Londres, que recoge una nueva retrospectiva de la artista. No están en ella ni My Bed, ni Everyone I Have Ever Slept With 1963-95, la citada tienda de campaña que fue destruida al quemarse en un incendio en 2004. Sí que puede contemplarse, en cambio, una obra realizada con tampones de 1999 y de la que la artista dice hoy sentirse algo avergonzada, o unas mantas en cuya superfície puede leerse en grandes letras premisas tipo «No espero ser madre, pero sí morir sola«.

En declaraciones para el diario The Guardian, Emin se ha declarado votante conservadora a pesar de los recortes de casi el 25% que ha decretado el Gobierno de David Cameron para el Ministerio de Cultura en los próximos cuatro años. «Los recortes aplicados a las artes son menos que los que hubo hace ocho años bajo el Gobierno laborista. En un momento como el actual es sorprendente que haya dinero para las artes», afirma, y ha asegurado que hay muchos más coleccionistas de arte entre los ‘tories’ que entre los laboristas.

Foto: Tracy Emin por Mark Barry en Flickr.com.

http://www.flickr.com/photos/markart/
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...