La muerte del sacerdote español y otros compañeros infectados por el ébola

Miguel Pajares es el tercer religioso infectado por ébola en Liberia que muere, de los cuatro que enfermaron; y varios países activan sus alertas para prevenir contagios y encontrar una vacuna eficaz.

Ébola

La muerte de Miguel Pajares, el religioso español que fue repatriado para ser tratado del ébola, ha sorprendido a todo el mundo ya que no solo ha llegado a los medios de comunicación de Estados Unidos, entre otros, sino que ha desatado el miedo en España y en toda Europa por ser la primera víctima que muere en la UE.

La noticia desvaneció por completo las últimas esperanzas que quedaban para Pajares. Se contaba con la confianza por haber sido repatriado, tratado en un hospital con medios, y haber comenzado el tratamiento experimental llegado desde Estados Unidos. Por ello, todos esperaban que tuviera una mejor suerte que la de  sus otros compañeros de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, enfermos también por el ébola.

El traslado del sacerdote se efectuó la semana pasada, junto a la hermana Juliana no afectada por el virus, cuando a los pocos días llegó el suero que está siendo todavía investigado en Estados Unidos, el medicamento ZMapp, sin poder confirmarse su efectividad. Sin embargo, a los dos estadounidenses infectados sí parece estar haciéndoles efecto y está contribuyendo a su mejora.

No es esto lo ocurrido con Pajares que murió ayer por un ‘shock’ hipovolémico y un fallo multiorgánico. Su cuerpo será introducido en un féretro especial, puesto que las precauciones por el riesgo de contagio siguen presentes, para el funeral que se celebra hoy. La muerte del religioso se suma a la de sus otros compañeros, la de Chantal Pascaline y George Combey, fallecidos pocos días antes.

Debido a ello, la Orden a la que pertenecían asegura estar preparando un equipo sanitario que atienda a todos los que allí continúan enfermos; e intentará que no suceda lo ocurrido con los religiosos que pidieron también ser sacados del país, pero solo les quedó esperar a la muerte. Y, de momento, solo sobrevive la hermana Paciencia, de los cuatro religiosos que enfermaron en Liberia.

Por su parte, Canadá ha confirmado que tiene su propia vacuna experimental y promete ofrecerla a todos los países de África en los que se encuentra el brote de ébola; pues la cifra de muertos ya alcanza los 1.013, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). La proporcionará puesto que es vista como un recurso necesario y global que, además, resulta ético aunque se desconozca su efectividad y sus efectos, ya que las circunstancias son extremas.

Mientras, en España, aumentan las precauciones e implantan protocolos sanitarios en los aeropuertos y en las fronteras con Ceuta y Melilla para controlar que lleguen personas contagiadas por el ébola.

Vía: Europa Press

Foto: NIAID

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...