La morosidad dispara los fondos oportunistas

Los inversores elevan su interés por la cartera del consumo de la banca

“A dios revuelto, ganancia de pescadores”, dice un refrán popular. En situación de crisis económica y dificultades de capitalización, siempre hay algún inversor oportunista dispuesto a hacer leña del árbol caído. Se les llama ‘fondos oportunistas’, y suelen expandirse cuando más delicada es la situación. La elevada cartera de consumo de la banca, unida a sus problemas de liquidez derivados de la alta morosidad acumulada ha disparado el interés de los inversores por este tipo de activos no estratégicos. Eso sí, todo tiene un precio.

En ciertas ocasiones, el descuento puede llegar a rozar el 70%, especialmente en aquellos créditos que las entidades tienen totalmente provisionados, informa el diario Expansión. Los analistas aseguran que en lo que va de año se han cerrado acuerdos por un valor de 300 millones de euros, especialmente en créditos sin garantía real provistos de fondos garantizados.

los inversores se interesan en los créditos de dudoso cobro

Según la firma PWC, la modificación el año pasado de la norma de provisiones del Banco de España va a acelerar la venta de este tipo de adquisiciones. Al quedar totalmente provisionados, la venta de estos fondos por parte de las entidades financieras siempre se traduce en una ganancia de capital, un maná especialmente preciado en un momento de necesidad de solvencia.

Los préstamos más suculentos para los nuevos inversores son los créditos fallidos (los que las entidades dan por perdidos), y los de dudoso cobro, una oportunidad que permitiría a las entidades financieras desacerse del lastre acumulado a causa de la crisis hipotecaria y de paso encontrar una salida a los más de 70.000 millones de euros acumulados en activos inmobiliarios.

¿Pero quién está detrás de estas estrategias oportunistas? Algunos analistas señalan a divisiones de la banca de inversión especializadas en este tipo de adquisiciones, así como grandes hedge funds estadounidenses y británicos. En este caso, las organizaciones más conocidas son Apollo Investment y Carval (Gargill), entidades que compraron sendos créditos de dudoso cobro hace dos años.

Dicha estrategia cae de todos modos como agua de mayo para muchas entidades financieras, azotadas por el incremento de los activos de dudoso cobro y los grandes índices de morosidad, que ha llegado a alcanzar cotas del 6%, justo en un momento que la banca precisa de capitalización y liquidez para hacer frente a las exigencias del Banco de España y depurar dudas acerca de la solvencia de las entidades. La medida podría oxigenar el crédito interbancario, azotado por la falta de liquidez de las entidades.

Foto: Lionel Allorge , Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...