La justicia chilena investigará la muerte de Pablo Neruda

Chile vive en estos precisos momentos un periodo en el que se abren viejas heridas para realizar un trabajo de memoria histórica, que ayude a esclarecer algunos de los capítulos más negros de la dictadura del general Augusto Pinochet. Es por ello que se ha procedido a exhumar los restos del presidente Salvador Allende y que, por primera vez tras 38 años desde la muerte del poeta Pablo Neruda, la justicia abre una investigación para dilucidar las causas de su fallecimiento.

Palacio de la Moneda donde, si no se demuestra lo contrario, se suicidó Salvador Allende.

Ha sido el propio Partido Comunista (PC) el que ha presentado ante el juez Mario Carroza, encargado del caso de Allende, evidencias y testimonios que parecen poner en duda la versión que todos conocíamos, que narra que el poeta murió a consecuencia de un cáncer de próstata doce días después del golpe de Estado, hecho que habría agravado su ya de por sí delicado estado de salud. Pero, como ya te avanzamos desde Qdiario Literatura hace semanas, hay una persona que estuvo al lado de Neruda en esos difíciles momentos y que dista mucho de estar de acuerdo con la narración oficial los hechos, aceptada incluso por la familia. Hablamos de su chófer en la época, Manuel Araya. Para este hombre, Neruda fue asesinado mediante una inyección letal a manos de un médico, presumiblemente por orden del régimen militar de Pinochet.

A este testimonio se le suma el del embajador de México por aquel entonces, Gonzalo Martínez Corbalá, que afirma haber estado con él en sus últimos días de vida sin que nada hiciese presagiar una muerte tan temprana. De hecho, y según el chófer, fue precisamente el presidente de México en esas fechas, Luís Echevarría, quien les habría ayudado a trasladarse al hospital como paso previo al exilio, pues en el domicilio particular de Neruda se sucedían los registros y los saqueos a manos de los golpistas. El objetivo era permanecer seguro con la excusa de su enfermedad mientras se preparaba su salida del país.

Una duda legítima

Tanto Guillermo Teillier, diputado del PC, como el abogado Eduardo Contreras, encargado de entregar la querella, están convencidos de que existe una ‘duda legítima’ que podría cambiar la biografía oficial del conocido escritor. Es por ello que el juez ha decidido incautar la ficha que se le hizo en la Clínica Santa María, en Santiago, así como otros documentos médicos de la Clínica Alemana, también en la capital. De confirmarse la teoría del asesinato, estaríamos ante un duro golpe para los descendientes del poeta, pero un innegable restablecimiento de su memoria, a la que finalmente se le habría hecho justicia.

Si deseas conocer el testimonio completo del chófer sobre la muerte de Pablo Neruda, aquí te lo ofrecemos.

Foto por Dave_B_ en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...