La interminable tragedia griega

La ‘troika’ acepta un nuevo paquete de ayudas a cambio de duros ajustes

La tragedia de Grecia tiene todas las de convertirse en un círculo vicioso interminable. Francia y Alemania no están dispuestas a ceder ni un centímetro en las exigencias de austeridad al gobierno heleno, que ve cómo las medidas de ajuste están diezmando seriamente la economía del país y están dando al traste con todo pequeño auspicio de crecimiento que pudiera apaciguar la sangría de crédito. En medio, las propuestas de quita dejan a los acreedores, la mayoría de ellos bancos franceses, entre la espada y la pared, máxime a la espera de un aumento de las provisiones para cumplir con las exigencias de solvencia.

Protesta ante el Parlamento de Grecia

Sin embargo, ya nadie se cree a ninguna de las partes, ni al gobierno griego, sumido en una carrera sin retorno, ni a los miembros de la troika (formada por el FMI, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo), ávidos por sacar lastre de los bancos acreedores pero miedosos de que la situación griega se convierta en una suerte de esclerosis que dinamite los tímidos bloqueos del euro y desate todavía más los ataques de los mercados.

Dicha situación se vio claramente reflejada en las manifestaciones de los actores políticos griegos durante las primeras semanas de febrero. Miembros del PASOC ya habían manifestado sus discrepancias con el Primer Ministro Lukas Papademos, críticas a las que se han sumado todo tipo de agentes sociales y partidos políticos, de izquierdas, derecha, y extrema derecha, hasta el punto de crear una situación irrespirable en el país, que recientemente vivía su enésima huelga general de 48 horas. En medio de esta peligrosa maraña crece la indignación con la troika, al menos con los mensajes intimidatorios de Angela Merkel. En una nota a la Agencia de Noticias de Atenas, el líder de la extrema derecha .
El viernes las reticencias tuvieron confirmación, ya que el líder de la extrema derecha griega rechazó apoyar a su propio Gobierno y lanzó un duro ataque contra Alemania. Según la Agencia de Noticias de Atenas, Georgios Karatzaferis acusaba a Angela Merkel de jugar una peligrosa partida de póker. “Grecia no puede ir a la banca rota… si Grecia cae, arrastrara a muchos países con ella y al final a toda Europa… La señora Merkel tiene dos cincos y simula tener cuatro ases”, añadía el líder conservador.
¿Hasta qué punto exagera Merkel a la hora de dar el enésimo aviso a Grecia? Evidentemente, la caída de Grecia arrastraría como un tsunami a los bancos alemanes y franceses tenedores de deuda. Pero la quita también tendrá efectos perniciosos, y los ajustes no insuflan nada de credibilidad ni para la propia Grecia ni para las bolsas europeas, cada día más dependientes de un milagro que no llega.

Foto: Ggia, en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...