La Inmigración Y El Gobierno De Obama.

La reforma migratoria en los Estados Unidos no será uno de los temas más importantes para la nueva administración, dado que todo el esfuerzo del gobierno federal se deberá centrar en la recuperación económica de la potencia mundial.

En las últimas elecciones legislativas en los Estados Unidos, 10 de los 12 representantes del partido Republicano, quienes hacían parte del Comité de Reforma Migratoria, perdieron su curul, por lo que los inmigrantes estadounidenses se sintieron muy dichosos, dado que todos ellos se oponían a la legalización de los más de 12 millones de ilegales en ese país.

No obstante lo anterior, la verdad es que parece que la reforma migratoria en ese país no será uno de los temas más importantes para la nueva administración, dado que todo el esfuerzo del gobierno federal se deberá centrar en la recuperación económica de la potencia mundial. Hay elementos muy importantes para desarrollar en el aspecto tributario y el rescate económico a las empresas, por lo que sufrir un desgaste de capital político en el siempre controvertido tema de la reforma migratoria no parece lo más lógico en este momento.

Esto a pesar de que las posturas de los candidatos anti inmigración fueron calificadas como anti latinas, lo que los afecto considerablemente en las votaciones de Florida, Virgina y Colorado, donde los votos de los hispanos fueron de gran apoyo para el candidato demócrata. Por otro lado, es claro que actualmente el tema de la inmigración es muy importante, dado que los grupos de latinos y personas de color han crecido de manera considerable en ese país, convirtiéndose en una importante fuente de votos a nivel de toda la federación.

No obstante lo anterior, es posible prever que la dedicación exclusiva a la economía que el nuevo gobierno tendrá no será vista como algo errado por absolutamente nadie, especialmente los inmigrantes, quienes son los primeros afectados por la pérdida de empleos en ese país. Hace bien el gobierno demócrata en centrar todos sus esfuerzos en la recuperación del aparato productivo de los Estados Unidos, dado que es ese el tema principal para todo el electorado de ese país.

Por otro lado, si es posible que se presente una mayor flexibilidad frente a los emigrantes en comparación con las actitudes y medidas tomadas por la actual administración. Durante el gobierno de Bush, se presentaban redadas por parte de la policía a muchos lugares de trabajo, con la intención de encontrar indocumentados para poder arrestarlos. Uno de los puntos más flexibles sobre el asunto es saber si el gobierno nuevo continuará con estas prácticas o no. Lo que se podría pensar es que la respuesta a esta pregunta es claramente negativa

Las firmas tecnológicas están interesadas en la flexibilización a la hora de entregar visas temporales y permisos de residencia permanente para los ingenieros, matemáticos y científicos que han venido y seguirán haciendo carrera en ese país. La necesidad de esos técnicos es vital para esa industria, la que tanto impacto en todo la economía nacional.

Así mismo, en el otro lado de la mano de obra, también es necesario que haya una mayor flexibilidad para las empresas agrícolas, dado que necesitan trabajadores que les permitan mantener bajos costos de producción, especialmente en una situación tan crítica como la que se desarrolla, dado que la tentación de trasladar su producción al sur de la frontera es muy atractiva económicamente hablando.

El tema de la ilegalidad de los inmigrantes es muy complicada y con mucho impacto en la economía, la política e incluso la cultura de ese país. Estados Unidos ha sido un país de inmigrantes, primero de Europa y África, para luego aceptar millones de orientales y hoy a millones de latinos. La cultura de ese país se ha visto fuertemente mezclada por las tradiciones del resto del mundo, quienes han encontrado en la tierra de la libertad, un lugar para vivir y tener su familia.

Teniendo en cuenta las fuertes implicaciones en todos los campos, es muy difícil que el actual gobierno actué de manera muy ligera frente a este tema. Habrá sin duda alguna una postura más abierta a la amnistía general, pero no estamos cerca de un hecho contundente frente al tema. Las negociaciones y las percusiones políticas serán muy importantes a la hora de negociar sobre este asunto.

Una de las estrategias más inteligentes que se podrían desarrollar en ese sentido, es el que la inmigración se adjunte a proyectos más importantes y con más envergadura. Igualmente, el tema es tan delicado y tan importante, que es evidente que los grupos opositores a la amnistía no habrán de cambiar su posición por el simple hecho de que Obama sea el actual presidente.

Así mismo, es difícil pensar en cómo y quién liderará la campaña por la amnistía en el Congreso, dado que los antiguos líderes pro reforma migratoria, se encuentran muy golpeados políticamente y sin reemplazos a la vista. El senador demócrata Edward Kennedy está pasando por una dura batalla contra el cáncer, mientras que los republicanos Jon Kyl y John McCain están muy criticados por sus allegados y por algunos sectores de su votante, por el haber promovido esta nueva política.

Y desde la presidencia, hay una fuerte coalición entre empresarios, sindicatos e inmigrantes, con intereses muy encontrados frente a este tema. En medio de una economía con fuerte recesión, cada uno de estos tres grupos tiene sus propias agendas frente al tema de la inmigración y muchos de ellos son opuestos. Los sindicatos quieren más empleos para ellos, los empresarios quieren dar menos empleo y más barato, mientras que los inmigrantes quieren poder trabajar.

Personalmente creo que lo que sucede con el tema de la inmigración va a suceder con muchos otros temas en la presidencia de Obama. Al actual presidente electo haber aceptado el apoyo de variados y numerosos grupos de ese país, se estará enfrentando a una situación donde muchos pedirán y no a todos se les podrá dar. Habrá un constante choque de intereses, lo que podría llegar a dificultar mucho el periodo gubernamental siguiente.

Sin embargo, así como hay grandes dificultades, también hay una gran oportunidad. Lo que el próximo presidente de los Estados Unidos debe hacer es centrarse en recuperar las tasas de crecimiento económico de ese país, supeditando lo demás por un tiempo. Sí logra sacar a la economía del momento tan crítico en el que se encuentra, todos los grupos de ese país estarían contentos con su presidencia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...