La guerra del fútbol llegó a las radios

Las radios ofrecen a los equipos de fútbol un pago por el acceso a los estadios y el alquiler de espacios pero en ningún caso un pago por los derechos de emisión. Esta oferta puede acabar pronto con la guerra del fútbol y las radios por las retransmisiones.

Esta temporada los aficionados al fútbol nos hemos encontrado con una sorpresa, desagradable en algunos aspectos, sobre todo si también somos aficionados a escuchar la narración de los partidos por la radio. El caso es que la Liga de Fútbol Profesional ha prohibido el acceso de los equipos de retransmisión de las cadenas de radio a los estadios amparándose en que los derechos de emisión son propiedad de una productora. Esto supone también un problema para quienes disfrutamos de las apuestas deportivas en Bwin, porque nos dificulta seguir los partidos.

¿Derecho a la información o derechos de emisión?

Siendo legalistas, la LFP ha actuado en consecuencia, ya que una empresa les ha pagado por sus derechos, pero también es cierto que las radios ejercen en los campos de futbol el derecho a la información que todas las personas tenemos. Constitucionalmente y según la legislación audiovisual, para los directivos de la Asociación Española de Radiodifusión Comercial (AERC), estas retransmisiones son un puro ejercicio periodístico que no incluye el uso de imágenes.

Algo parecido ocurrió tiempo atrás con las cámaras de televisión y por eso, según la cadena de TV que elijamos para ver los resúmenes vamos a disponer de unos ángulos y campos de visión mejores o peores. Las cadenas que han pagado por los derechos de emisión o por la cesión de imágenes de resúmenes pueden ofrecer unas buenas tomas de las jugadas y los goles, sin embargo, las cadenas que no tienen ese puesto privilegiado nos ofrecen algunos planos en los que no se ve a penas la acción. Así es muy complicado valorar el juego de los equipos para después hacer unas buenas apuestas en Bwin.

En el conflicto actual, las radios también han optado por una solución similar: entrar en los campos como personas anónimas y retransmitir las jugadas a través del móvil o aparatos similares. Esta solución implica una peor calidad de sonido y una falta de recursos técnicos considerable. Los programas de radio que se basan en la retransmisión de partidos de fútbol han visto como esta situación les ha perjudicado enormemente y, de paso, puede haber afectado a la publicidad que en ellos se emite (y que en algunos casos supone una gran parte de los ingresos de las cadenas de radio).

En el fondo de toda esta cuestión está el dinero, por eso algunas cadenas de radio ya han buscado una alternativa: pagar a los clubes de fútbol (reunidos en la LFP) por el acceso al campo, por alquiler de los espacios para las retransmisiones y por otros servicios, pero no por los derechos de emisión (que ya están vendidos). De esta manera, las radios pueden seguir retransmitiendo al amparo del derecho a la información, pero en unas condiciones técnicas apropiadas (en las cabinas de comentaristas y con los medios técnicos necesarios).

Foto | ReservasdeCoches.com en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...