La dimisión del ministro Solbes

Un repaso a las razones por las cuales el ministro Pedro Solbes debe asumir la dimisión al ver agotadas sus posibildades de enfrentar la crisis.

Renuncia al sol

Renuncia al sol

Cuando expresamos públicamente nuestra envidia por la suerte de alguien, queremos decir inequívocamente que anhelamos hallarnos en su situación, que la nuestra nos resulta incomoda y queremos aliviarla de algún modo.

Que un particular exprese su sentimiento frente a sus allegados, no tiene nada de malo y no afecta la marcha de ningún sistema en particular, salvo nos imaginamos los directamente afectados, puedo imaginar que si a usted amable lector, alguien le dice que le envidia a su esposa u esposo, aparte de una cierta sensación de orgullo, también tendrá la tentación de alejar a el/la mencionado individuo.

Que un ministro exprese la envidia que siente por su colega que abandona el puesto, como lo hizo el Ministro de economía, Pedro Solbes al expresarse de la condición de ex ministro del sr. Mariano Fernández Bermejo, encierra un gesto político y más en una situación de crisis como la actual.

En política, cada gesto tiene un sentido, una intención y Pedro Solbes Mira, quien ha ocupado los cargos de secretario de Estado, ministro de agricultura pesca y alimentación, ministro de economía y hacienda, presidente del Ecofin, miembro de la Comisión Europea encargado de Asuntos Económicos y Monetarios; hasta llegar al de segundo vicepresidente y ministro de economía debería saberlo. Es mas debe saberlo. De ahí que un observador más o menos enterado de cualquier lugar, se daría cuenta de la claridad del mensaje, no es raro que Mariano Rajoy del PP le pida la renuncia por falta de agallas del  ministro Pedro Solbes.


Que el déficit de España, haya superado el 3% en 2008 y que las proyecciones apunten hacia superar ampliamente esa marca con un 5,8% durante el presente año, ello no es tan grave, el incremento de los subsidios a una masa de desempleados que las proyecciones señalan que sobrepasaría los 5 millones y medio de personas durante el 2010, la caída de la recaudación consecuencia del enfriamiento de la economía y la necesidad de aplicar costosos programas de reactivación, lo explican al menos en parte.

Pedro Solbes

Pedro Solbes

Que no halla visto en el horizonte la tormenta que se avecinaba, que haya afirmado que la crisis hipotecaria estadounidense, no afectaría España, ello si es un motivo para la renuncia, que haya tardado prácticamente hasta tan tarde para admitir la gravedad de la crisis, eso sí que es un motivo para la dimisión; pero que admita en público que envidia la suerte de ser ex ministro, ello o bien obedece a una calculada jugada política o bien es la cereza que corona el pastel de las razones por las cuales el ministro Solbes, debe dimitir.
En medio de la tormenta el capitán o quien funge como tal, debe asumir la responsabilidad de motivar a los integrantes de su tripulación, si el capitán quiere abandonar el barco, entonces el mensaje es inequívoco aquí algo se hunde, algo anda mal, alguien debería renunciar.
La actual administración española no parece tener en cuenta la necesidad urgente de abordar una profunda reforma que incida en la inversión en I+D, tampoco se ven trazos de alguna intención de reformar un mercado laboral de mas de tres millones de funcionarios. Por ello sin demostrar el ímpetu para afrontar la crisis, alguien debe renunciar.
Imagenes: Sergio Tudela, Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...