La delegada del Gobierno asegura que nadie dio orden a la policia de cargar contra los manifestantes

La delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Paula Sánchez de León, tras realizar una rueda de prensa la pasada jornada, ha anunciado que se va a abrir un «expediente informativo» que estudie el comportamiento de los agentes policiales en las concentraciones y protestas ocurridas en Valencia. Se estudiará si ha habido extralimitación y exceso policial cuando se intentaba frenar las protestas de las últimas horas en la ciudad del mediterráneo. También ha negado rotundamente que directamente desde un despacho se hubiese dado «una orden» para que los agentes policiales procedieran a cargar contra los estudiantes, ya que asegura que «los mandos policiales toman decisiones rápidas desde el mismo lugar».

Sánchez de León ha explicado a los periodistas que se «actuará en consecuencia» según determinen los análisis de la actitud policial, asegurando que solo si se confirma que los agentes actuaron con un extremos exceso, se les «depurarían responsabilidades», sentencia. Sin embargo, pese a ello, Sánchez de León ha defendido la actuación policial desde el primer día de protestas, en el que los estudiantes impedían el paso de los coches tras haber cortado el tráfico de Valencia.

La pasada jornada, también, la delegada del Gobierno recibió al secretario general de PSPV, Jorge Alarte, quien pidió a la delegada que destituyese al jefe superior de policía, Antonio Moreno, y posteriormente, ella misma renuncie al cargo. Alarte ha asegurado que es una falta muy grave haber «tardado cinco días en levantar un teléfono». Junto a Alarte el portavoz de Compromís, Enric Morera, se desafió al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, a «dejar de esconderse y salir en defensa del pueblo agredido», anunció Morera. El de Compromís también ha anunciando una moción de urgencia en los Ayuntamientos para que se denuncie la «brutal agresión policial».

Mientras tanto, el entorno del IES Lluís Vives ha congregado de nuevo una multitudinaria concentración en contra de los criticados recortes educativos, y ahora también, en contra de la actuación policial de los últimos días. Además, a los padres, profesores y alumnos del instituto, se han unido miles de personas, la mayoría también estudiantes. Juntos, con un lema en común y la voz en alto, han vuelto a pedir la dimisión de la delegada del Gobierno.

Las cifras de detenidos aumentan, y hasta 12 de los 25 detenidos la pasada jornada, han pasado la noche en comisaría, teniendo que declarar ante el juez. Mientras tanto, los partes médicos de las lesiones y heridas continúan sin aparecer, y comienzan a solidarizarse con el pueblo valenciano comunidades como Madrid, Sevilla o Alicante, quienes se han manifestado en las calles.

Por su parte, el comité de empresa de RTVV ha denunciado la «manipulación» de los informativos en la cobertura de las protestas, alegando que muchos periodistas también han sido agredidos por los policías, y es una realidad que el no contarla objetivamente provoca una clara agresión a la libertad de expresión. Han denunciado también una clara «tergiversación» de la información.

Desde Londres, reunido con el primer ministro británico, David Cameron, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha pedido «serenidad y sentido común», para que los disturbios no dañen la imagen de España en el exterior. El ministro del interior, Jorge Fernández Díaz, por su parte, también ha pedido comparecer en el Congreso para dar explicaciones.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...