La crisis de la deuda italiana impulsa a Alemania

Alemania se financia a interés cero próximo a cero mientras el eje francoalemán se plantea volver a refundar Europa

A medida que avanzan los acontecimientos, una brecha se cierne entre las dos Europas. La misma crisis que amenaza con arrastrar a Italia y España permite a Alemania endeudarse a un coste cada vez más cercano a cero. Los cimientos de la construcción europea son cada vez más frágiles, y el eje francoalemán ya vuelve a hablar de refundación de la Unión. La situación se ha hecho insostenible para la mayoría de los estados miembros, aunque un atisbo de esperanza parece surgir precisamente del país transalpino, donde alguien ha reparado en una idea tan brillante como previsible: ¿y si utilizamos los depósitos bancarios para pagar la deuda pública?

Italia podría marcar un antes y un después al continuo remiendo de las heridas de la zona euro. La deuda pública de dicho país supera ya los 1,9 billones de euros, y su prima de riesgo ha superado el nivel que provocó la intervención en países como Portugal o Irlanda. Pero más allá de la debacle italiana, la situación ha provocado una huida masiva hacia valores seguros, lo que ha motivado una inversión de los capitales extranjeros hacia la única deuda pública segura: la alemana.

Sede del Bundesbank en Hamburgo

En el mercado secundario, los títulos alemanes a dos años cotizan al 0,03 por ciento, al mismo tiempo que las emisiones italianas se pagaban a un interés próximo al 6 por ciento. La diferencia se produce en todos los tramos de emisión, un dato que resulta especialmente perjudicial para los países periféricos. El bono alemán, o bund, cotizaba al 1,8 por ciento en el mercado secundario, mientras el italiano lo hacía al 6,7 por ciento, arrojando la prima de riesgo transalpina hacia cotas de los 496 puntos básicos. Una diferencia directamente proporcional, ya que en caso que la deuda alemana hubiera cotizado a niveles de mediados del mes de julio (3 por ciento), el bono italiano no hubiera pasado la barrera de los 370 puntos básicos.

Alemania obtiene así un beneficio directo de la crisis de la deuda italiana, aunque la nueva situación obligue a Berlín a tomar cartas en el asunto para evitar males mayores a largo plazo. En este sentido, una reunión informal entre Angela Merkel y Nicolas Sarkozy este verano dio pie a una idea que parece tomar cuerpo entre el eje francoalemán: refundar la Unión Europea, creando un ‘núcleo duro’ de 10 países con políticas unitarias con la intención de salvaguardar el euro de las turbulencias y evitar el anquilosamiento al que podrían llevar países menos potentes. En cualquier caso, lo único seguro es que ya nada sería igual…

Foto: AndreasPraefcke, en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...