Inflación y Salarios

¿Prefieres un aumento del 3% en el salario con una inflación de 5%, o un recorte de sueldo del 2% y estabilidad en los precios?

El valor nominal y real de la moneda


Cuando el valor nominal y el real del dinero no son iguales aparecen diferentes grados de «ilusionismo» que, en ocasiones, nos brinda una mirada equivocada sobre cuánto ganamos.

Y es que la gente se siente mucho mejor cuando su salario (y los precios) suben que cuando su salario (y los precios) bajan o se mantienen estables durante mucho tiempo.

Se trata de una ilusión, claro, la que hace a los consumidores caer en la «ilusión del dinero» y preferir el valor facial de la moneda en vez del poder adquisitivo de la misma.

Para graficarlo mejor, el común de la gente prefiere un incremento del salario del 3% y una inflación del 5% en vez de un recorte salarial del 2% y que los precios se mantengan estables.


Como veis, la opción del aumento de sueldo no es la más indicada, pero es la que el consumidor elige instintivamente, pues el común de las personas valoran más un aumento de ingresos que el mantenimiento de las condiciones financieras y el poder adquisitivo no se vea afectado.

Lo antedicho no es caprichoso, la mayoría de la gente cree que un aumento de sueldo es algo positivo y no importa que el mejoramiento se vea anulado por la inflación.

Un ejemplo de la ilusión del dinero se vivió en Europa hace ya algunos años cuando los países miembros de la UE adoptaron la moneda común y comenzaron a calcular sus gastos como si fueran turistas en un país extranjero con una moneda diferente.

La ilusión del dinero había beneficiado a las instituciones y el economista Armin Falk y el neurólogo Bernd Weber probaron que la ilusión del dinero estimula la parte del celebro encargada de procesar las recompensas o premios.

En el estudio midieron las reacciones de 24 individuos sometidos a dos escenarios diferentes: El primero era un salario bajo nominalmente, pero precios bajos. En el segundo, el salario aumentaba 50%, y el precio de los artículos crecía también 50%.

A pesar de que los escenarios eran idénticos en los resultados, pero nominalmente diferentes, los individuos reaccionaron diferente, a pesar de conocer todos los datos: El salario más alto activó las sensaciones placenteras en el cerebro y permitió comprobar que los números grandes seducen a las personas.

Esta ilusión monetaria podría ser usada para explicar algunas burbujas especulativas, como la del mercado inmobiliario o de las bolsas.

Lo cierto es que la inflación y el salario tienen dos componentes: uno real y otro nominal que producen alteraciones en la percepción de los individuos.

Fuente: CNN Expansión

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...