Gisela Pulido: «Ahora el nivel de mis competidoras es mucho más alto»

El pasado fin de semana Gisela Pulido, a sus 16 años, logró su séptimo campeonato del mundo de Kitesurf gracias a la segunda posición en la prueba de Nueva Caledonia. La deportista catalana vive desde los 10 años en Tarifa para poder dedicarse en cuerpo y alma a lo que más le gusta y a lo que nadie le ha logrado vencer desde que empezó a competir. Conversamos con ella para conocer el día a día de una campeona precoz que crece a pasos agigantados.

Gisela Pulido / Foto: Getty Images

  • «Estudio Bachillerato a distancia y cada tres meses hago exámenes en Sevilla»
  • «Mis rivales tienen mucha más calidad muscular que yo»

Hablamos con...
Nombre: Gisela Pulido.

Fecha y lugar de nacimiento: Premià de Mar, Barcelona 1994.

Residencia… Tarifa, desde los 10 años.

Palmarés: Campeona del mundo Fresstyle (2010), Campeona del mundo KPWT (2009, 2006, 2005 2004), campeona del mundo PKRA (2008, 2007), Campeona de España (2008, 2007, 2006), Campeona de Wave Master 2005, Medalla de Oro Gravity Games 2005, Campeona de Europa Junior 2003.

Un reto: Ganar la medalla de oro olímpica cuando el deporte sea reconocido.

Campeona del mundo a los 10 años, ¿cómo te tomas un éxito así siendo una niña?
La verdad es que no me di ni cuenta. Yo empecé a competir con 9 años en el campeonato de Europa y con 10 en el del mundo y fue como un test. Hice un pacto con mi padre y le pregunté si me podría llevar a algunas competiciones. Me dijo que si quedaba entre las tres primeras me llevaría a la siguiente etapa, y si no esperaría a que fuera más mayor. Como las cosas fueron tan bien y a final de año fui campeona del mundo empecé a competir todos los años. Pero en el primer momento no nos dimos mucha cuenta de que podía ser campeona hasta la última etapa. Ahora soy profesional y hay que entrenar duro.

¿Con el paso de los años has observado los riesgos de contar con tantos títulos a tan temprana edad?
Es complicado. Cuando era pequeña el deporte no estaba muy evolucionado y, pese a que el nivel de las chicas era más bajo, me resultaba difícil ganar porque era pequeña. Además no entendía muy bien el sistema de puntuación ni el código de las banderas. Ahora es complicado en otro sentido. El nivel es mucho más alto, son cinco o seis años mayores que yo, tienen mucha potencia y esa es la dificultad. No me he relajado, estoy muy motivada. Por ejemplo en Fuerteventura hice tercera después de haber ganado todas las etapas en Tailandia, Francia, República Dominicana y Alemania y esa tercera posición pudo ser por relajarme y por eso ahora me he motivado aún más. Es difícil mantener un nivel tan alto siempre.

¿Dónde está la clave para superar a rivales con más experiencia y más potencia física durante tantos años?
Experiencia en el mar tengo también mucha porque llevo seis o siete años compitiendo. Ella son muy constantes, más que antes, y en una manga no hacen ni un fallo. Son muy buenas competidoras y con mucha más calidad muscular que yo. Tienen 25 años y yo 16. Tengo que navegar con mucha potencia, con una cometa grande que me permita hacer las maniobras con fuerza. No puedo fallar nada y necesito buenos aterrizajes.

¿Cuál ha sido y es el papel de tu familia en tu infancia y adolescencia, tanto deportiva como personalmente?
Mi familia siempre me ha apoyado desde el principio. Nos mudamos a Tarifa cuando tenía 10 años y había ganado mi primer campeonato del mundo. Mi padre lo vio claro y vinimos aquí para poder entrenar como profesionales. En lo personal también. El año pasado estuve lesionada de la rodilla y mi padre estuvo en todo momento apoyándome y ayudándome a superarlo. Ahora mismo ni pienso, está bastante olvidado.

Siete campeonatos del mundo / Foto: Gisela Pulido

¿Cómo es un día normal de Gisela Pulido en Tarifa?
En invierno normalmente me levantaba sobre las siete y media y me iba al instituto. A las tres volvía a casa y por la tarde entrenaba kitesurf un par de horas y luego hacía físico, iba a correr, hacía abdominales, etc,. Mi preparador físico es mi profesor de educación física del instituto. Cuando termino voy a casa, hago los deberes, ceno algo y me voy a dormir. Los fines de semana son algo diferentes, salgo a cenar con los amigos, voy a surfear por la mañana y entreno.

Madurez adolescente
Hablar con Gisela Pulido no es menos que sorprendente. He hecho muchas entrevistas y puedo asegurar que su nivel de conversación es superior al de muchos adultos con los que he hablado con y sin grabadora de por medio. Sus palabras muestran seguridad y la madurez de una niña que se ha movido en un mundo de adultos más tiempo que sus compañeros de instituto. Lo imporante de todo ello es que, al parecer, no pierde de vista sus referentes, su día a día y le da importancia al hecho de ser una más».

¿Cuáles son tus retos con tantos años de carrera deportiva por delante?
Hace unos meses navegué contra un Ferry cruzando el estrecho, que es algo que tenía ganas de hacer. Si no es algo competitivo no es lo mismo. En competición quiero estar siempre en la Copa del Mundo y mantener la primera posición o estar entre los mejores. Si en un futuro el Kitesurf llegara a ser un deporte olímpico, que tiene posibilidades, me encantaría participar. No será en Freestyle, serán carreras con boyas, y sería un sueño ganar una medalla de oro.

¿Qué entorno necesita una campeona tan joven para no perder el rumbo de nada?
Lo que necesito es levantarme cada día para ir al instituto con chicos de mi edad, con profesores que me tratan como a uno más, y cuando salgo en lugar de ir con los amigos me voy a entrenar. Soy igual que los demás. Tengo que salir a competir pero no me salto exámenes ni nada, lo hago todo igual. Este invierno ha sido complicado porque tuve que hacer los exámenes antes de irme a competir. Ahora voy a empezar el Bachillerato a distancia con lo cual será diferente. Cada tres meses tengo que ir a Sevilla a hacer los exámenes.

Cómo han sido tus últimos meses, para que la gente se haga una idea…
Después de verano estuve un mes entrenando en Brasil, en noviembre en Argentina, ahora he estado en Nueva Caledonia compitiendo y me falta la última etapa en Australia a principios de diciembre. Después voy a México a un evento de Red Bull y en Navidad no sé si estaré en Tarifa con la familia o iré a Filipinas a entrenar para la temporada que viene.

Vamos, que no has pasado mucho por Tarifa…
No, pero Tarifa es el lugar donde vivo, donde paso el invierno y ahora estudiando a distancia no estaré tanto pero bueno. También tengo la Escuela de Kitesurf y tengo que atender a todos los clientes.

¿Te acompaña tu familia a todos los campeonatos?
Me acompaña mi padre, que es mi entrenador técnico. Siempre va conmigo porque tengo que viajar con un adulto y porque me entrena. Mi madre está en Barcelona y cuando tiene vacaciones viene con nosotros.

Tu última aventura lejos de la competición ha sido medirte a un trasbordador cruzando el Estrecho de Gibraltar, ¿alguna próxima exhibición de este tipo?
De momento no. Algo que me llama mucho es surfear con olas grandes, quizá en Mundaka o en Hawai. Esos litros de agua que te van a comer pero de donde acabas escapando. Iré pensando más retos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...