Garoña, la central nuclear más antigua de España, echa el cierre

Tras 41 años de puesta en marcha, Garoña cerrará para evitar un impuesto sobre este tipo de energía que entrará en vigor el 1 de enero.

La central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), la más antigua de España, ha sido desenganchada de la red eléctrica durante esta madrugada. Tras 41 años después de su puesta en marcha, Nucleos, la sociedad que opera la planta nuclear, apaga la conexión evitando así pagar un impuesto sobre este tipo de energías, que entrará en vigor el próximo 1 de enero.

La operación tuvo lugar durante la noche de ayer, cuando se inició una reducción de manera progresiva de la potencia hasta llegar a desenganchar totalmente la central nuclear de la red eléctrica. La sociedad que opera Garoña, Nucleor, avisó al Consejo de Seguridad Nuclear de este paso y del previo vaciado del combustible del núcleo del reactor.

Además, durante el encuentro se afirmó que la Garoña no sería rentable si se le aplica la tasa que se pondrá en vigor el próximo 1 de enero, en el que las plantas nucleares tendrán que pagar 153 millones de euros anuales. Es por eso que la central nuclear más antigua de España ha echado el cierre.

A pesar que Garoña tiene permiso para seguir en marcha hasta el 6 de julio de 2013, la empresa propietaria ha planteado solicitar la anulación de esa orden y conseguir un prórroga hasta 2019. La central nuclear más antigua de España que echara su cierre en los próximos días, era similar a Fukushima.

Nucleor ha reconocido esta operación como el «cese definitivo» de la planta nuclear, en cambio el Consejo de Administración afirma que la operación no finaliza hasta el total vaciado del núcleo del reactor y que la central nuclear podría volver a operar si se elimina o modifica esa tasa.

Los motivos del cierre de Garoña son sin dudas económicos. Según las exigencias del Consejo de Seguridad Nuclear, para que siguiera en funcionamiento la central nuclear más antigua de España, eran necesarias unas mejoras y eso suponía un elevado coste (unos 140 millones de euros), además de las nuevas tasas e impuestos. Unos gastos a los que no podía hacer frente Garoña.

En 2006, Nucleor inició la tramitación de la solicitud para que la Central Nuclear de Garoña tuviera una actividad de 10 años más y en 2009 el Consejo de Seguridad Nuclear avaló la continuidad de la planta nuclear hasta 2019.

Sin embargo, en 2009, el gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero emitió una orden que fijaba el cierre de Garoña en julio de 2013. Por su parte, la empresa Nucleor presentó un recurso que fue rechazado por el Tribunal Supremo.

Este año, el gobierno de Mariano Rajoy modificó este decreto y concedió un plazo hasta el 6 de septiembre para esta central nuclear. Nucleor decidió no presentar la solicitud por motivos económicos ni un recurso de reposición antes del 6 de octubre, lo que hubiera alargado el plazo para formalizar la solicitud.

Fuente / CadenaSer

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...